Enviar
Istmo se une para combatir plagas

• Plan busca asegurar el comercio con Estados Unidos y la Unión Europea

Mónica Cordero
[email protected]


Los cinco países centroamericanos integrarán sus programas para combatir plagas y enfermedades en cultivos y animales.
El objetivo es impulsar la competitividad regional frente a terceros mercados y dar mayor seguridad al consumidor.
La idea es que cada país investigue el combate de plagas y enfermedades específicas que afectan su mercado. La aplicación de los resultados tendrá carácter regional para el combate y la prevención.
La unificación de acciones responde a la Política Agrícola Centroamericana, la cual entró a regir este año luego de su aprobación en diciembre.
El plan, ejecutado por los ministerios de Agricultura, tiene el respaldo técnico y financiero (a excepción de Costa Rica) del Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria (OIRSA).
“La estrategia es evitar el ingreso de plagas y enfermedades externas a la región y erradicar y controlar aquellas que están presentes. Esto en beneficio de la competitividad y el bienestar en materia de inocuidad de alimentos”, comentó Jimmy Ruiz, representante del OIRSA para Costa Rica.
El programa optimiza las condiciones de comercialización de los cultivos de cítricos, frutas tropicales, hortalizas, papa, ornamentales y de las actividades avícolas y porcinas.
En la actualidad, la exportación de pollo con marca centroamericana a Estados Unidos está cerrada por razones sanitarias. Esta misma situación enfrenta el tomate, cuyos productores deben cultivar la hortaliza bajo el método de invernadero para vender a este mismo mercado.
La meta es certificar que los productos están libres de enfermedades y facilitar la exportación a Estados Unidos y la Unión Europea. Por ejemplo, el bloque de países quiere alcanzar este estatus en el caso de la fiebre porcina para 2011.
“Los países quieren participar para aplicar tratamientos y adelantarse a las enfermedades. Los programas deben responder a esfuerzos conjuntos para asegurar el mercado interno y de exportación”, señaló Carlos Villalobos, viceministro de Agricultura.
Una de las ventajas de la combinación de acciones es la reducción de costos. Algunas de las investigaciones se realizan hoy pero de manera individual y con una alta inversión.
“Es más barato prevenir que curar o enfrentar el tratamiento de estas enfermedades y plagas. Además, los productores combaten males que desconocen y cuya erradicación tiene un alto costo”, añadió Villalobos.
El financiamiento para el caso de Costa Rica es aportado por el Ministerio de Agricultura. La estimación presupuestaria está en evaluación.
Además de Centroamérica participan en el proyecto Belice, Panamá, México y República Dominicana.
Los viceministros de Agricultura de los nueve países finiquitan detalles de coordinación este mes. La iniciativa espera ser avalada por los ministros del área en las próximas semanas y se complementará con la mejora de los puestos de cuarentena y de la normativa sanitaria y fitosanitaria.


Ver comentarios