Enviar
Istmo se prepara para embate de Félix

Autoridades de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Belice y México también declararon estado de alerta

Miami
EFE

Centroamérica reforzó ayer las medidas de prevención ante el avance por el Caribe del potencialmente catastrófico huracán “Félix”, de categoría cuatro, mientras persisten temores de que el posible paso del ciclón por el golfo de México altere los precios del petróleo.
“Félix” se debilitó ligeramente ayer, pero existe el riesgo de que aumente de nuevo su intensidad antes de arremeter mañana contra Nicaragua y Honduras, dos países azotados en noviembre de 1998 por el devastador huracán “Mitch”, que causó miles de muertos y millonarias pérdidas materiales.
El Centro Nacional de Huracanes (CNH), con sede en Miami (Estados Unidos), señaló en su último boletín de ayer que los vientos de “Félix” se redujeron a 215 kilómetros por hora, con lo que bajó a categoría cuatro en la escala Saffir-Simpson, con un máximo de cinco.
El CNH advirtió sin embargo que la velocidad de los vientos del huracán puede llegar otra vez a cerca de 270 kilómetros por hora.
Según los meteorólogos, “Félix” también puede afectar, directa o indirectamente, a Costa Rica, Guatemala, Belice, El Salvador, el archipiélago colombiano de San Andrés y Providencia así como la zona bañada por el golfo de México, donde hay infraestructuras petroleras y destinos turísticos.
Esa posibilidad llevó a expertos del mercado londinense a advertir que el precio del crudo puede sufrir alteraciones.
El ojo del ciclón se mueve rápidamente en dirección oeste a 33 kilómetros por hora, y se prevé que, tras afectar a Centroamérica, ingrese a México por la península de Yucatán.
Según el CNH, el centro de “Félix” llegará a las costas de Nicaragua y Honduras en las primera horas del martes, razón por la cual las autoridades de esos países y de algunos vecinos reforzaron las medidas de prevención y ordenaron la evacuación de zonas de riesgo.
Ante la inminente llegada del huracán, los presidentes de Honduras, Manuel Zelaya, y de Nicaragua, Daniel Ortega, anticiparon el retorno a sus países desde Panamá, donde ayer asistieron a los actos de inauguración de las obras de ampliación del Canal.
En Tegucigalpa, el vicepresidente hondureño, Elvin Santos, dijo que se declaró la alerta roja en varias zonas y se hicieron “evacuaciones preventivas” de pobladores y turistas en las islas de Roatán, Guanaja y Utila, que forman el departamento de Islas de la Bahía, en el Caribe.
Santos señaló que también se evacuó al contingente naval de las Islas del Cisne y se empezó a trasladar hacia zonas alejadas de las costas a habitantes del departamento de Gracias a Dios, por donde se pronostica que el huracán entrará a Honduras.
El vicepresidente hondureño indicó que se suspendieron las clases en los departamentos que están bajo alerta roja ante el peligro del huracán, para que los centros educativos sirvan como albergues.
Por su parte, Ortega declaró desde Panamá a emisoras de radio de Managua que dio instrucciones para evacuar a lugareños del Caribe nicaragüense y dijo que las comunidades que pueden resultar más afectadas son cabo Gracias a Dios y Río Coco (fronterizo con Honduras) y el municipio de Bilwi (Puerto Cabezas).
Ortega pidió a la población tener calma y cooperar con los socorristas y dijo que ordenó al ministro nicaragüense de Hacienda y Crédito Público, Alberto Guevara, “que se disponga de los recursos correspondientes” para llevar ayuda las personas que resulten afectadas por el paso del huracán.
El gobernante dijo además que Colombia y Panamá ofrecieron apoyo a El Salvador, Honduras y Nicaragua ante el inminente impacto de “Félix”.
Las autoridades de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Belice y México también declararon ayer el estado de alerta ante el avance del ciclón, mientras que las de Colombia ordenaron evacuar viviendas de San Andrés y Providencia como previsión a las lluvias que puede causar el fenómeno.
En el estado mexicano de Quintana Roo, en la península de Yucatán, donde se encuentran Cancún y la llamada Riviera Maya, se declaró la “alerta amarilla”, aunque esos centros turísticos, afectados hace dos semanas por el huracán “Dean”, estaban ayer en calma.
México también se mantiene en alerta por el avance de la tormenta tropical “Henriette”, que ha dejado seis muertos, lluvias e inundaciones en las costas del Pacífico.
Las autoridades de Panamá y Venezuela, países de la cuenca del Caribe, señalaron que por la ruta que sigue “Félix”, el fenómeno no causará mayores problemas, aunque sí fuertes lluvias.

Ver comentarios