Enviar
Descenso en la región es consecuencia de la caída del precio de los combustibles
Electricidad baja en el istmo mientras en el país subiría

• Panamá aprobó rebaja del 25%, en Nicaragua ha caído un 22% en últimos dos meses
• ICE justifica que será para compensar aumento del 27% en costo de producción en 2009

Danny Canales
[email protected]

Mientras en Costa Rica se tramita un fuerte aumento en el costo del recibo eléctrico, en el resto de Centroamérica más bien se gestionan rebajas en las tarifas de ese servicio.
En setiembre se solicitó un incremento del 36% en el recibo eléctrico, justificándolo en que las estimaciones financieras del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) apuntan a que en 2009 el costo de producción de energía experimentará un aumento del 27%.
“La razón principal de ese ajuste son los costos de operación, y dentro de estos, la necesidad de garantizar la compra de combustible para la generación térmica”, defendió Pedro Pablo Quirós, presidente ejecutivo del ICE.
Para evitar cortes eléctricos durante este verano el Instituto deberá pagar los combustibles con recursos sanos, ya que no puede pedir préstamos para ese fin, justificó el jerarca.
No obstante, desde setiembre —cuando el Instituto hizo la petición de alza— a la fecha, el costo del barril de petróleo Texas, que sirve de referencia en el país, ha caído poco más de $67.
Igual ha sucedido con el diésel y el búnker, que son los principales combustibles que emplea la entidad para producir electricidad.
Actualmente la solicitud de ajuste eléctrico es estudiada por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep), la cual tiene plazo hasta el 20 de este mes para emitir la resolución.
No obstante que el resto de Centroamérica tiene un mayor consumo de energía térmica (generada a base de derivados del crudo) que Costa Rica, en las últimas semanas los precios eléctricos en Panamá, Nicaragua y Guatemala más bien van en retroceso.
La semana pasada Martín Torrijos, presidente de Panamá, anunció que a partir de enero regirá una rebaja en las tarifas eléctricas que irá entre un 20% y un 25%. Debido a que en ese país el costo del servicio eléctrico se revisa cada seis meses, el cambio en trámite regiría hasta mediados de 2009.
La disminución en el precio de la electricidad se debe a que el organismo que regula los servicios públicos en ese país determinó que “el factor combustible en la producción de energía será cero o incluso podría llegar a ser negativo durante 2009”, dijo el gobernante.
Una situación semejante sucede en Nicaragua, donde en los dos últimos meses se han aprobado dos rebajas en el recibo eléctrico que sumadas alcanzan el 22%. La primera, del 12%, entró a regir el 1º de noviembre, mientras que para este mes se aprobó otra rebaja del 10%.
Asimismo, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) estima que en enero podría darse la tercera rebaja consecutiva en igual número de meses, de seguir la tendencia del precio del crudo a la baja.
El INE autorizó ambas rebajas tomando en cuenta las variaciones en los costos de generación.
Por ejemplo, el valor del barril de búnker, con el que se produce cerca del 80% de la energía en Nicaragua, cayó en $55,47 de setiembre a diciembre, en el mercado internacional.
En el caso de Guatemala el mes pasado, cuando se hizo el ajuste trimestral, se aprobó una leve rebaja de 13 centavos de quetzal por kilovatio hora para los usuarios de baja tensión simple.
El incremento en esa nación regirá hasta el 31 de enero y de mantenerse los costos del crudo y derivados como hasta ahora, podría darse una rebaja mayor a partir de febrero, según Melvin Quijivix, jefe de tarifas de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE).
En Honduras se dio un caso distinto, ya que aunque los estudios oficiales determinaron que la caída en los costos de los derivados del crudo ameritaba una reducción en las tarifas eléctricas, los catrachos no tendrán una rebaja en ese servicio como regalo de Navidad.
El problema en ese país radica en que los propietarios de las plantas térmicas se negaron a aplicar rebajas, explicó Rixi Moncada, gerente de la estatal Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).
“Los contratos solo pueden ser revisados de común acuerdo, nosotros ya los revisamos, hemos hecho la solicitud formal a los empresarios para que nos rebajen los costos fijos y hemos recibido como respuesta que no es posible realizar esa rebaja a los costos fijos”, dijo Moncada.
El hecho de que Costa Rica es el único país que gestiona alzas en el costo de las tarifas eléctricas genera una fuerte oposición entre los sectores productivos.
Para Rafael Carrillo, gerente financiero de la empresa Molinos de Costa Rica, es difícil entender cómo los demás países de la región tramitan bajas en los recibos eléctricos, “cuando el nuestro tiene la mayor proporción de energía hidroeléctrica de todas las naciones de Centroamérica”.
En ese sentido, en la Asociación Costarricense de Grandes Consumidores de Energía se recomendó al ICE que presente una nueva solicitud ordinaria de ajuste en las tarifas que refleje fielmente las condiciones actuales y esperadas en los precios de los combustibles.
“La diferencia entre los precios originalmente solicitados y los esperados para 2009 representa una reducción en los gastos del ICE del orden de los ¢71 mil millones (20% de los ingresos proyectados para 2009 con las tarifas actuales)”, según estudios de esa asociación.
Por su parte, la Unión de Cámaras cuestiona la amenaza expresada por el ICE de realizar apagones en caso de que no se le apruebe el aumento de tarifas solicitado, ya que aduce que la escasez eléctrica es consecuencia de la deficiente planificación en la construcción de nuevos proyectos hidroeléctricos.


Ver comentarios