Enviar
Jueves 18 Agosto, 2011

Israel y Palestina

En respuesta al artículo del ex Canciller de la República, Bruno Stagno Ugarte, titulado “Palestina en la encrucijada”, publicado el 15 de agosto de 2011.
Creo necesario recordarle al señor ex Canciller que la búsqueda de una solución a la cuestión Palestina, como territorio, se ha intentado plantear desde 1937 con la Comisión Peel, que expresó la negativa a la existencia de un Estado Bi Nacional en Palestina, porque llegaron a la conclusión de que ambos pueblos no podían convivir.
De ahí que la cuestión del futuro “Gobierno de Palestina” en 1947 tuviera una relevancia, primordialmente porque un mes antes la ONU decide adoptar la idea de la partición y cede de la restante Palestina porcentajes de territorio al pueblo judío y a los árabes.
El resto de la parte histórica se resume a tres guerras de exterminio por parte de países árabes contra la Nación Judía, dos intifadas y una lista de atentados y de intentos de los mismos contra poblaciones civiles en Israel.
Claramente las intenciones primordiales en la actualidad es que se mantenga el principio de la comunidad internacional de “autodeterminación de los pueblos” y a la vez el concepto de “dos estados para dos pueblos”, determinante en este conflicto con varias décadas de mantenerse latente y hasta verse modificado por una cuestión de falta de voluntad política.
Con esto incluyo las negociaciones entre Barak y Arafat, en las cuales todo estaba listo para firmar la paz, pero le recuerdo que sin dar motivos, el líder palestino se marchó de las tratativas de paz y lanzó la segunda intifada. También le recuerdo que el plan de paz propuesto por la Liga Arabe para 2005 fue rechazada por Yasser Arafat y esto provocó un estancamiento del proceso.
Pero qué peligrosas son sus palabras al decir que “...Ignoro si la administración Chinchilla Miranda ya habrá considerado el tema, pero si de apego al derecho internacional se trata, solo puede inclinarse a favor del Estado de Palestina. Este es un tema en el cual no se vale ausentarse o abstenerse...(SIC)”, dando a entender que obligatoriamente el Gobierno de la presidenta Chinchilla debe tomar una decisión favorable a los palestinos, cuando usted mismo ha dicho que el país debe apegarse al derecho internacional y, en este caso, se deben acoger ambas partes involucradas (palestinos e israelíes) a cumplir los Acuerdos de Oslo, los cuales dictaminan que cualquier acuerdo al que se llegue debe ser por la negociación de las partes, es decir, el debido proceso.
Si Cisjordania en la actualidad tiene progreso económico, es en parte por los acuerdos de paz económica propuestos en conjunto con Israel, si esos territorios palestinos cumplen las condiciones para declarar un Estado, está usted omitiendo otro detalle importante, del otro lado; en la Franja de Gaza no hay condiciones ni de paz, de negociación ni de reconocimiento con su vecino israelí, por lo tanto a menos que usted proponga la solución de “tres estados para dos pueblos”, porque con esos datos económicos pareciera el camino que plantea.
Qué fácil es proponer soluciones tan peligrosas, señor Stagno, cuando usted no es el que vive en esos territorios, no se qué le motiva, ni es mi interés personal, pero continúa usted, sin que medie una cuestión gubernamental (como cuando era Canciller), abofeteando las intenciones reales de los israelíes de paz y seguridad de su territorio, pero por otro lado queriendo hacer creer que son sus amigos.
La unilateralidad de un Estado Palestino traerá más violencia a esta zona tan volátil, y lo peor, muerte entre dos pueblos que desean poder terminar con la violencia y llevar vidas normales, no manchadas con ríos de sangre.
Un forzado Estado Palestino bajo estas condiciones solamente relanzará condiciones de violencia en la zona, tan así, que sin importar el resultado, ya algunos hablan de una tercera intifada, es decir por las buenas o por las malas quieren imponer una condición en la cual ni siquiera se ha solucionado algo tan esencial como qué sucederá con los judíos que viven en los territorios que los palestinos reclaman, si Abbas en el 2010 dijo que quiere una Palestina “jüdenrein”, es decir, limpia de judíos.
Costa Rica siempre ha votado por la paz, en setiembre estamos seguros que la presidenta Chinchilla les dirá a sus representantes en los altos organismos que decidan por ese camino, el civilista, porque ni los palestinos ni los israelíes se merecen 63 años después que otros les impongan más muerte y destrucción.

Bryan Acuña O.
Internacionalista