Miguel Angel Rodríguez

Miguel Angel Rodríguez

Enviar
Lunes 29 Octubre, 2012

Islandia y sus lecciones

Una helada isla casi del doble de nuestro tamaño, escasa tierra agrícola y con un habitante por cada 14 costarricenses, con un ingreso per cápita cuatro veces mayor al de Costa Rica, Islandia es un país muy diferente al nuestro.
También difiere mucho de los países bálticos —más parecidos a Costa Rica—, y de cuya recuperación económica escribí hace algunas semanas.
Pero Islandia también es un caso de éxito frente a la crisis financiera iniciada en 2007, al punto que bajó el desempleo del 12% en 2010 a solo el 5% hace un mes. Para lograrlo, cabe resaltar, usó medicinas muy diferentes. Dos personas con la misma enfermedad, pero diferentes fisiología y anatomía pueden requerir medicamentos diferentes.
Los países bálticos frente a su grave crisis financiera disminuyeron gasto público y aumentaron en menor proporción los ingresos. No devaluaron sus monedas, ni recurrieron al impuesto inflacionario… y lograron muy buenos resultados.
Islandia, con su pequeña población, tenía tres bancos muy grandes altamente endeudados con países europeos. Cuando de manera muy temprana llegó la crisis financiera, el gobierno no salvó a los bancos que quebraron. Honró los depósitos de sus ciudadanos, formó tres nuevas entidades bancarias que entregó a sus acreedores externos y estos tuvieron una pérdida del orden del 70% de su inversión, que todavía está en litigios.
Tasas de crecimiento y nivel per cápita del Ingreso
Nacional Neto en dólares actuales y en términos
de paridad de compra
País 2000 a 2007 2007 a 2011 2010 a 2011 per cápita
2011
Islandia 39,5 -10,8 5,1 28.050
Estonia 106,5 3,2 7,5 9.560
Letonia 98,8 4,5 6,3 8.020
Lituania 100,5 6,1 6,5 8.470
Mientras tanto EEUU e Irlanda y otros países europeos han convertido las deudas bancarias en deudas soberanas, han salvado a los financistas y han mirado complacientes como los ejecutivos financieros cobran enormes “premios” mientras sus empresas incurren en pérdidas.
En Islandia la devaluación de su moneda ha superado el 35% desde 2007, y para resolver su déficit fiscal redujo el gasto público. A la vez, con el crecimiento económico crecieron los ingresos del gobierno y así disminuyó a la mitad su déficit en relación al PIB en 2011 y espera eliminarlo para 2014.
De esta experiencia de Islandia y de las desventuras económicas de EEUU y países europeos en la última década debemos aprender al menos tres lecciones.
Primera: Deberíamos adoptar en frío una política prohibiendo rescatar empresas privadas o públicas en dificultades económicas para eliminar el riesgo moral que abonan los malos ejemplos extranjeros. El objetivo puede ser reestructurar los activos y pasivos para dejarlas en marcha, pero no salvar el patrimonio perdido por las acciones de propietarios y ejecutivos. Segunda: deberíamos finalmente aprobar un seguro sobre depósitos de ahorro y en cuenta corriente en todos los bancos del sistema bancario nacional por igual, financiado por esas entidades. Y tercero, debería establecerse una prohibición de dar bonos o gratificaciones a ejecutivos de empresas financieras reestructuradas que sufran pérdidas, mientras no recuperen su patrimonio.

Miguel Angel Rodríguez
Expresidente de Costa Rica