Logo La República

Sábado, 15 de diciembre de 2018



NACIONALES


Irrespeto a ley contra fumado se extiende

Redacción La República [email protected] | Miércoles 15 octubre, 2008



Convenio contra tabaco ya fue publicado en La Gaceta, pero no podrá regir hasta que se hagan cambios en leyes y reglamentos
Irrespeto a ley contra fumado se extiende

Pablo Mora
[email protected]

En Francia el 25% de la población dijo haber fumado durante el último mes. Allí se comenzó a aplicar el Convenio Marco para el Control del Tabaco a principios del año pasado, lo cual restringió el consumo de cigarrillos en sitios públicos.
Esta restricción no provocó mayores alegatos en una nación que acostumbra realizar protestas y huelgas con frecuencia. Los franceses se habituaron a fumar fuera de los bares y en lugares apartados.
Testigo de ello es Natalia Augier, joven franco-costarricense que se considera fumadora social y que vive en esa nación europea.
“Nunca hubo problemas con los fumadores, y menos en sitios públicos. Simplemente lo asumimos, eso no es más un asunto importante aquí. Lo único que molesta es salir del bar, pero eso es bueno porque me hace fumar menos”, comentó Augier.
En Costa Rica la situación es distinta. Aunque las nuevas restricciones no se han comenzado a aplicar, tanto fumadores como dueños de locales desde ya se quejan.
Aunque el Convenio se aprobó por unanimidad en la Asamblea, contó con el impulso del Ministerio de Salud y se publicó la semana pasada en el diario La Gaceta, este se encuentra aún lejos de su aplicación.
Esto por cuanto para su entrada en vigencia será necesario modificar varias leyes o adoptar algunas medidas para frenar el consumo de tabaco, según se establece en el convenio.
El tiempo que se tardaría en aprobar un nuevo marco jurídico para la regulación del tabaco podría alcanzar hasta tres años. Incluso se pronostica como “difícil” su aplicación antes del 1° de mayo de 2010, fecha en que finalizará el actual periodo legislativo, reconoció Orlando Hernández, del Partido Acción Ciudadana.
El plazo que posee Costa Rica para poner en vigencia las nuevas reglas vence en agosto de 2011.
Existen dos posibilidades para iniciar la aplicación del convenio antitabaco. La primera y más rápida es por medio de un decreto. El problema es que su sustento jurídico es débil y se puede derogar en cualquier momento con otro documento igual.
La segunda opción consiste en que el Congreso cree un paquete que abarque todas las regulaciones deseadas, lo cual les daría un carácter más formal. La inconveniencia radica en su lentitud y en la dificultad de lograr acuerdos entre los diferentes partidos.
Por ahora, todo indica que el Convenio empezará a aplicarse con un decreto presidencial, posibilidad que cuenta con el respaldo de María Luisa Avila, ministra de Salud.
Las reformas legales propuestas no son menos complicadas. Se habla desde una elevación importante de los impuestos que se cargan a las cajetillas de cigarros, hasta la creación de espacios apartados para las personas que deseen fumar en bares o restaurantes.
Esta última restricción preocupa a los hoteleros y dueños de restaurantes, quienes temen un descenso en el número de clientes que se sientan en sus mesas y barras.
Además, tampoco se descarta la posibilidad de otorgar patentes específicas para negocios que permitan la venta de cajetillas o el consumo de cigarros dentro de su establecimiento.
“Tanto derecho tienen los no fumadores de respirar aire puro como los fumadores de inhalar su cigarro en un bar. Analizamos la opción de crear bares con prioridad para quienes tienen este hábito, de modo que aquellos que evitan el tabaco entren bajo su propia decisión”, sentenció Edgar Marín, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de Restaurantes.