Enviar

Irán firme en plan nuclear

 

Teherán dice que su acuerdo con OIEA no significa “vuelta atrás”

Teherán - EFE

Irán explicó ayer que el “plan marco” que logró con el OIEA para solucionar los asuntos pendientes en el caso nuclear iraní no significa la “suspensión o la vuelta hacia atrás” en el programa atómico iraní.

El portavoz del Gobierno iraní, Gholam Hosein Ilham, también reiteró que la República Islámica insiste en que su caso nuclear sea tratado sólo por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y no por el Consejo de Seguridad de la ONU.

“Creemos que el lugar adecuado para solucionar el caso nuclear no es Nueva York”, dijo Ilham, según la agencia IRNA.

Reiteró que el “plan marco” alcanzado ayer con el OIEA “fue acordado en conformidad con el Tratado de No Proliferación (TNP).

La República Islámica no renunciará a sus derechos legítimos” respecto a la obtención de la tecnología atómica.

El embajador de Estados Unidos ante el OIEA, Gregory Schulte, calificó ayer en Viena de “insuficiente” el “plan marco” sobre el esclarecimiento de asuntos pendientes en la investigación del programa nuclear iraní.

El portavoz iraní reiteró, sin embargo, que “es incorrecto que el Consejo de Seguridad trate el caso nuclear iraní, ya que el OIEA es el lugar adecuado para decidir sobre ese asunto”.

Ilham también expresó la oposición de su país a cualquier resolución del Consejo contra Irán por su negativa a suspender el enriquecimiento de uranio, y advirtió de que “si Irán resulta perjudicado económicamente por sus resoluciones (con sanciones) los occidentales también se verán perjudicados”. Estados Unidos consideró ayer “insuficiente” el “plan marco” acordado el martes entre Irán y el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) sobre el esclarecimiento de asuntos pendientes en la investigación del programa nuclear iraní.

Schulte, criticó ayer ante la prensa en Viena que Irán quiera que “la aplicación del plan dependa de que el Consejo de Seguridad no tome más medidas (en su contra)”.

“Una cooperación que es parcial, condicional y sólo consiste en promesas para el futuro no es suficiente”, agregó el diplomático, cuyo Gobierno lidera los esfuerzos para ampliar las sanciones contra Irán por su falta de cooperación en la investigación de su controvertido programa nuclear.

“Por supuesto que estamos a favor de resolver asuntos preocupantes del programa nuclear iraní, pero existen limitaciones serias en el plan, ya que Irán sigue negándose a aplicar el Protocolo Adicional TNP)”, dijo Schulte.

Según ese protocolo, adjunto al Tratado de No Proliferación de armas nucleares (TNP), el OIEA podría visitar cualquier instalación nuclear en la República Islámica prácticamente sin aviso previo.

Schulte precisó que “si los líderes de Irán realmente quieren ganarse la confianza del mundo, deben detener sus intentos de manipular al OIEA, y empezar a cooperar plenamente y sin condiciones”.

El Consejo de Seguridad de la ONU y la Junta de Gobernadores del OIEA han instado a Irán reiteradas veces a suspender su programa de enriquecimiento de uranio, un material especialmente delicado debido a su posible doble uso, civil y militar.

Irán y el OIEA anunciaron ayer un “plan marco” para resolver las “cuestiones pendientes” en el caso nuclear iraní, así como un mecanismo para “facilitar” las inspecciones del OIEA en Irán.

El subdirector adjunto del OIEA, Olli Heinonen, y el negociador nuclear iraní Javad Vaeedi, calificaron ayer en Teherán sus negociaciones de “muy importantes, constructivas y fructíferas”.

El acuerdo será incluido en el informe que el director del OIEA, Mohamed El Baradei, tiene previsto presentar el próximo 10 de septiembre a la Junta de Gobernadores del organismo.

Un diplomático occidental dijo a EFE en Viena que el plan “es un claro intento de Irán de distraer de su falta de cooperación con la comunidad internacional”.

“Irán debería dejar de jugar y debería cumplir sus obligaciones internacionales”, agregó la fuente.

Debido a la insistencia de Irán, el cuarto productor petrolero del mundo, de hacerse con tecnologías nucleares delicadas como el uranio enriquecido y el agua pesada, Estados Unidos y la Unión Europea temen que quiera construir armas atómicas.

Ver comentarios