Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



GLOBAL


Irán realiza nuevo ensayo con misiles

| Viernes 11 julio, 2008



Irán realiza nuevo ensayo con misiles

Gobierno de Teherán hizo caso omiso de las críticas de la comunidad internacional

Teherán
EFE

Los Guardianes de la Revolución iraní hicieron caso omiso a las críticas de Occidente a la prueba de misiles que realizaron el miércoles en el Golfo Pérsico, con un nuevo ensayo de cohetes de medio y largo alcance que disponen de “tecnología avanzada”.
La nueva prueba se produjo durante la noche del miércoles al jueves, e incluyó los cohetes “Fateh” (Conquistador) y “Zilzal” (Terremoto), de medio alcance, así como Shihab-3 (Rayo), de 2.000 kilómetros de alcance y capaz de llegar a numerosos objetivos en Oriente Medio, incluido Israel.
La televisión iraní “Al Alam” aseguró que esa fue la primera prueba de esos cohetes durante la noche, y que fue experimentada “con total éxito”, tras el “éxito” del primer ensayo de los mismos modelos de cohetes, llevado a cabo el miércoles durante los ejercicios de los Guardianes.
Los misiles fueron probados durante las maniobras que los Guardianes (Pasdarán) realizan desde el lunes pasado en el Golfo Pérsico y el estrecho de Ormuz, ubicado entre Irán y Omán, y de especial importancia estratégica para la navegación en esa vía marítima.
En los ejercicios, los más importantes este año y bautizados “El profeta más grande”, los Guardianes llevaron a cabo también pruebas de cohetes mar-tierra, mar-aire y mar-mar, incluido uno “muy potente llamado Hut” (ballena), dijo la televisión estatal.
Los militares iraníes han afirmado que esas maniobras y la prueba de misiles y aviones de reconocimiento sin piloto “tienen como objetivo demostrar la capacidad y la preparación de las fuerzas iraníes”.
El ministro de Defensa, Mostafa Nayar, subrayó ayer mismo que “nuestros misiles son para objetivos puramente defensivos”, y que “sólo serán utilizados para repeler a aquellos que intenten atacar Irán”.
Sin embargo, el jefe de la fuerza aérea de los “Pasdarán”, Hosein Salami, citado por Al Alam, advirtió una vez más a Estados Unidos e Israel, aunque sin mencionar nombres, al reiterar que Teherán es “capaz de dirigir una lluvia de centenares de misiles contra los enemigos, si Irán es atacado”.
Aunque no facilitó detalles sobre las capacidades de los cohetes, Salami afirmó que “pueden ser utilizados durante el día y por la noche, en diferentes circunstancias meteorológicas”.
Fuentes militares iraníes habían indicado que el Shihab-3, una versión avanzada de Shihab-1 y Shihab-2, “lleva una cabeza convencional de una tonelada y puede alcanzar objetivos a hasta 2.000 kilómetros de profundidad”, mientras que la cadena Al Alam subrayó que fue diseñado para llegar a hasta 2.500 kilómetros.
Las pruebas iraníes fueron criticadas por varios países occidentales, mientras que expertos militares rusos restaron importancia al ensayo del Shihab-3, y señalaron que los iraníes tardarán entre ocho y diez años en crear misiles balísticos intercontinentales.
Por su parte, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, consideró que los ensayos refuerzan la teoría de que Irán es una amenaza, aunque descartó una confrontación con la República Islámica, al que Washington acusa de desarrollar un programa atómico para fines militares.
Gates aprovechó para recordar que su país lleva un tiempo advirtiendo de que existía una amenaza sobre la capacidad de Irán para fabricar misiles que podría usar contra Europa.
Aludía a los intentos de Washington de lograr un acuerdo definitivo con Europa para crear un escudo antimisiles, al que se opone Rusia.
Irán, que no reconoce Israel y no tiene relaciones diplomáticas con Estados Unidos desde hace más de tres décadas, ha amenazado con “quemar” al Estado hebreo y a la fuerza naval estadounidense en el Golfo Pérsico, si sus instalaciones atómicas son atacadas.
Los ensayos y las amenazas iraníes ha inquietado a los países árabes del Golfo, todos amigos de Washington, por temor a que una confrontación entre Irán y Estados Unidos tenga como resultado la suspensión de sus exportaciones de petróleo a través del Golfo, ya que de ellas dependen sus economías.
Condoleezza Rice, secretaria de Estado de Estados Unidos, consideró, por su parte, que los ensayos iraníes demuestran que la amenaza del régimen de Teherán “no es imaginaria”, y reiteró que su país hace “todo lo posible para que Irán no tenga oportunidad de amenazar a nuestros socios y amigos”.