Enviar
Irak pedirá cambios en pacto con EE.UU.

Bagdad
EFE

El Gobierno de Irak aplicará una serie de enmiendas al pacto de seguridad que negocia desde marzo pasado con Estados Unidos con el fin de que sea "más aceptable" para los iraquíes, se anunció ayer oficialmente.
Este convenio regulará el marco legal de la actuación de las tropas estadounidenses en Irak cuando venza, a finales de año, el mandato dado por el Consejo de Seguridad de la ONU.
"El Consejo de Ministros coincidió en la necesidad de introducir enmiendas al borrador que pueden hacerlo más aceptable a nivel nacional", afirmó en un comunicado el portavoz oficial del Gobierno iraquí, Ali al Dabag.
La nota, sin embargo, no detalló cuáles son las áreas del convenio que quiere enmendar el Gobierno ni el sentido de las reformas que quiere introducir.
La decisión, agregó el portavoz, fue adoptada por consenso al final de una reunión del Consejo de Ministros convocada para discutir este convenio, considerado como el más importante que está negociando Estados Unidos con otro país en materia de seguridad.
En la reunión, agregó el comunicado oficial, los ministros "evaluaron los esfuerzos del equipo negociador iraquí y el avance que han logrado los negociadores en el acercamiento a los principios que determinó el Gobierno en el comienzo de las conversaciones".
A partir de esta decisión, las enmiendas que quiera introducir el Gobierno de Irak serán presentadas a los negociadores estadounidenses. El pacto aún debe pasar por el Parlamento, que debe ratificarlo antes de su entrada en vigor.
El borrador establece la retirada total de las tropas estadounidenses de Irak antes de 31 de diciembre del 2011, aunque abre la posibilidad de que se extienda ese plazo a partir de un acuerdo entre las partes, teniendo en cuenta nuevas circunstancias.
Uno de los temas más espinosos de este convenio, según fuentes oficiales, es la jurisdicción a la que estarán sometidos los soldados estadounidenses.
El texto negociado, que tendrá una vigencia de tres años, fija que serán los tribunales de Estados Unidos los que juzgarán supuestos delitos graves cometidos por sus soldados en sus instalaciones y en operativos militares.
Pero atribuye a los tribunales iraquíes la jurisdicción sobre hechos delictivos cometidos por efectivos norteamericanos fuera de sus instalaciones y cuando no estén en servicio.
Las dos partes negociadoras se habían comprometido a dejar concluido y aprobado el convenio antes del 31 de julio de este año, pero el plazo no fue cumplido.


Ver comentarios