Invirtiendo en Sostenibilidad
Enviar

Invirtiendo en Sostenibilidad

Como hemos comentado anteriormente, una de las consecuencias de las repetidas crisis que ha experimentado el mercado en los últimos años, es el cambio en la manera en que los inversionistas, toman sus decisiones en torno a los títulos valores que incluyen en sus portafolios.
En este sentido, vale la pena resaltar que en el último año se ha puesto muy en boga, analizar las empresas desde el punto de vista de la sostenibilidad (quizás más de su estatus de “amigable con el ambiente”); específicamente, en 1) la utilización que hacen estas de energías limpias, 2) En el consumo de energías tradicionales y 3) En el manejo de las emisiones de CO2. De hecho, algunos analistas financieros ya se están especializando en tratar de valorar el posible impacto de estas actividades en las empresas.

Sin embargo, esta especialización es todavía muy superficial, ya que los reportes que tradicionalmente emiten las empresas, relacionados con la sostenibilidad, suelen ser más orientados a contar historias y no a mostrar datos específicos. Los analistas de éstas áreas, comentan que mientras más información numérica sea incluida en los reportes, éstos son más apetecidos por los inversionistas, mientras que lo contrario, hoy en día carece de interés.
Otro aspecto importante, es la falta de principios contables que apoyen la valoración de los activos intangibles y más aún, de su participación en el valor de las empresas en el mercado. Según estos principios, las marcas no deben valorarse e incluirse en los estados financieros, ya que su capacidad de generar valor a la empresa no es “medible”, lo cual ha sido duramente criticado por la comunidad académica y especialista, que argumenta que si es posible adoptar una metodología que permita realizar este cálculo, al menos de manera referencial.
El grupo antes mencionado, expone que si la contabilidad acepta algo tan distorsionante como el ajuste inflacionario, que ha generado tantos problemas de comparación en la información financiera, cómo no se puede aceptar el efecto de los intangibles en el valor de las empresas.
El mercado financiero por su parte, parece haber asimilado esta situación de forma más clara ya que en casos como el de las empresas farmacéuticas, (específicamente aquellas cuyas casas matrices están en Alemania), donde estos esfuerzos han incidido en la preferencia de compra por parte de los inversionistas, situación que se contrapone al creciente rechazo que algunas empresas tecnológicas han experimentado, por la falta de información en torno a estas actividades.
Es posible, que todavía sea muy prematuro considerar que los inversionistas basarán sus decisiones, sólo en la capacidad de las empresas de ser “sostenibles” o al menos “amigables con el ambiente”, pero si es una realidad, que cada vez este tema cobra mayor relevancia en el mercado.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta


Ver comentarios