Logo La República

Lunes, 19 de noviembre de 2018



NACIONALES


Invierta sin importar su edad

Fabio Parreaguirre [email protected] | Jueves 26 noviembre, 2015

Este es un buen momento para ordenar sus finanzas y empezar a invertir para el futuro, explicó Víctor Chacón, de la Cámara de Fondos. Gerson Vargas/La República


Existe una serie de reglas para ser inversionista en todos los periodos de su vida, pero lo más importante es entender que se debe ahorrar para diferentes momentos, como fondos de emergencia, viajes, propiedades o la pensión.
La primera regla es pagarse a usted mismo. Lo mejor es destinar una parte de su ingreso de forma automática a guardarlo e invertirlo, incluso para el largo plazo.
El monto del ahorro inicial debe ser del 6% e incrementarlo en 1% cada año, esa es otra de las reglas que la Cámara de Fondos de Inversión compartió ayer en un taller para aprender a invertir según la etapa de la vida.
“¿Qué pasa si no empezamos jóvenes? Entonces tendemos que arrancar con una tasa más alta, por ejemplo, si tiene 25 años, debe destinar un 10% al ahorro o si tiene 35 años un 15%”, explicó Víctor Chacón, director ejecutivo de la Cámara de Fondos.
Otra regla que se debe cumplir es la “1369”, esto significa que a los 35 años, si usted gana ¢1 millón, ya debería tener acumulados, como mínimo, el monto de un salario bruto, a los 45 años, tres, y a los 55 años, seis, mientras que al momento de su jubilación deberá reunir un total de nueve salarios
“Las personas más jóvenes tienen que invertir en instrumentos de renta variable en mayor proporción, y menor en los de renta fija. Los primeros los puede cambiar por instrumentos de bienes raíces”, explicó el experto.
Conforme las personas se acercan a la edad de retiro, su portafolio de inversiones tiene que ser más de renta fija —bonos— que estar en títulos que tienen mucho riesgo, ya que la aversión a este es mayor.
En el país existen diversos instrumentos dentro de los fondos de inversión para cada uno de los momentos de la vida.
Para los más jóvenes, que tienen que invertir en acciones y otros instrumentos, para generar más rentabilidad, es claro que con su poca capacidad de ingreso no podrían hacerlo, salvo por fondos de inversión, que incluso con inversiones de ¢5 mil en adelante al mes, ya les convertiría en inversionistas.