Investigación amenaza privilegios de FIFA
Enviar
Investigación amenaza privilegios de FIFA

El organismo de gobierno del fútbol corre peligro de perder sus beneficios fiscales en Suiza debido a acusaciones de que los directivos compraron y vendieron votos, un golpe que podría recortar $1.300 millones de los ingresos anuales de la FIFA.
La organización es una asociación con privilegio fiscal en Suiza, designación compartida por clubes de canto y baile folklórico tirolés. La FIFA podría perder esa condición luego de las acusaciones de soborno y compra de votos.

El país ha pasado estos dos últimos años tratando de acabar con su imagen de paraíso para evasores de impuestos. Ahora los legisladores suizos sancionaron una moción, escrita por el ex socio comercial de un ex empleado de la FIFA, exigiendo que ésta cambie sus operaciones y se reforme para fines de este año o deberá afrontar una nueva legislación relativa a sus exenciones fiscales.
“Son una gran empresa en el negocio internacional del entretenimiento”, dijo Roland Rino Buechel, miembro del Parlamento por el Partido Popular Suizo que elaboró la propuesta. “La situación legal que tienen es muy ventajosa. Es como un club de fútbol de sexta división, o una asociación de pescadores; tienen la misma ley y esto les da muchas ventajas. Ya no debería ser así”.
La moción, que constituye el primer paso para modificar la ley, fue aceptada por el gobierno en marzo y puso en marcha una revisión por parte de los directivos. El ministerio de deportes publicará un informe a fines de este año y hará recomendaciones.
La FIFA se trasladó a Zurich en 1932. Su presidente, Sepp Blatter, de 75 años, fue respaldado la semana pasada para un cuarto mandato por 92% de los delegados de FIFA en una votación opacada por la suspensión de su rival debido a un supuesto soborno.
La votación tuvo lugar luego de acusaciones de peticiones inapropiadas de parte de directivos de la FIFA en vísperas de la selección de los anfitriones para las Copas del Mundo de 2018 y 2022. El escándalo obligó a Blatter a proponer medidas para mejorar las estructuras de gestión del grupo con sede en Zurich.
“FIFA es una banda de mafiosos, es una organización vergonzante”, dijo Hans-Peter Margulies, abogado retirado de Zurich, mientras compraba en la Bahnhoffstrasse, la calle de compras más elegante de la ciudad. “No es obligatorio para FIFA irse de Suiza, pero debería ser tratada como cualquier otra organización comercial y no como una excepción”.
Auspiciantes como Adidas AG y Visa Inc. se están poniendo ansiosos. La semana pasada Coca-Cola Co. calificó las acusaciones de soborno de “perturbadoras y malas” para el fútbol y la Copa Mundial, que aporta $4 mil millones a FIFA.
El gobierno de Zurich también está examinando la condición de FIFA después de que tres socialdemócratas de Zurich plantearon el mes pasado si acaso la entidad “abusa de la ley de asociaciones” y debería pagar impuestos como las organizaciones comerciales, dijo en una entrevista telefónica el líder de la iniciativa Peter Schulthess.
Blatter dijo en una conferencia de prensa el 1 de junio en Zurich que FIFA será más transparente. Invitó al ex secretario de Estado Henry Kissinger, de 88 años, que ayudó a reformar el COI después de un escándalo por coimas, a participar en una comisión asesora para colaborar con la gestión corporativa y la ética. También fue invitado a incorporarse el cantante de ópera Plácido Domingo, de 70 años, dijo Blatter en una entrevista para CNN.

Ginebra

Ver comentarios