Inversores le dan su voto a Putin
Enviar
Inversores le dan su voto a Putin

Moscú -- Los inversores ya están depositando su voto sobre quién esgrimirá el poder cuando el presidente ruso Vladimir Putin deje el Gobierno el año próximo. El ganador: Vladimir Putin.
El índice de referencia ruso Micex ha subido 6,7% desde el 12 de septiembre, día en que el presidente inesperadamente designó primer ministro a Viktor Zubkov, un regulador de asuntos financieros de 66 años. La decisión convirtió inmediatamente a Zubkov en potencial sucesor cuando expire el periodo de Putin en marzo, al tiempo que convence a muchos observadores de que el gobernante de 54 años intenta mantener un papel rector en la política rusa desde la trastienda.
La perspectiva complace a la comunidad financiera, que todavía se ve acosada por los recuerdos de la época del caos económico y político que siguió al periodo postsoviético bajo el Gobierno de Boris Yeltsin.
“Las transiciones económicas más exitosas se produjeron en países con estabilidad y dirigentes fuertes que permanecieron en el poder durante 20 años, no dos períodos”, dijo Chris Weafer, principal estratega en UralSib Financial Corp., de Moscú. Weafer mencionó la continua gestión del Partido Comunista en China como ejemplo.
Putin, quien comanda un auge de la economía ahora en su noveno año, tiene niveles de popularidad superiores al 80% en las encuestas de opinión. Aunque la constitución le prohíbe presentarse para un tercer período consecutivo de cuatro años, ha insinuado que podría buscar la reelección en el 2012.
También, podría tratar de volver antes si consigue que renuncie el nuevo presidente, lo que daría lugar a elecciones anticipadas, según Yury Korgunyuk, analista de la organización de investigación INDEM, con sede en Moscú.
Los inversores han visto aumentar el valor de las acciones de las empresas rusas que cotizan en bolsa en $1 billón desde que Putin llegó al poder y no quieren que el presidente se retire, dice Roland Nash, jefe de investigación en Renaissance Capital, de Moscú.
“Putin es considerado como garante del statu quo”, dijo Nash en un entrevista.
La idea de un Putin fuerte detrás de un presidente débil ganó más espacio el 14 de septiembre, dos días después de la designación de Zubkov, cuando el presidente le dijo a un grupo de expertos occidentales sobre Rusia que mantendría “influencia” después del 2008. Eso, dijo, es “un factor con el que tendrá que lidiar el nuevo presidente”.
Los analistas dicen que Putin podría convertirse en líder del partido gobernante Rusia Unida o encabezar un consejo de seguridad con amplios poderes.
Zubkov, un ex director de granja colectiva y funcionario del Partido Comunista, mantuvo un bajo perfil como jefe de la agencia antilavado de dinero desde 2001. Dos días después de su designación, Putin respaldó a Zubkov como uno de los cinco o seis sucesores potenciales, calificándolo de “verdadero profesional”.
Putin también reestructuró su gabinete el 24 de septiembre, elevando a su ministro de Finanzas Alexei Kudrin a viceprimer ministro y sumando tres personas nuevas al gabinete de Zubkov: Elvira Nabiullina fue nombrada ministra de Economía; Dmitry Kozak, ministro de Desarrollo Regional; y Tatiana Golikova, quien se había desempeñado como viceministra de Finanzas bajo Kudrin, se convirtió en ministra de Salud.
Una encuesta publicada el 19 de septiembre por el Levada Center de Moscú mostró que el 85% de los rusos no habían oído nunca hablar de Zubkov, y que solo el 14% creía que sería un “político independiente”. Un sondeo de agosto mostró que el 64% de los rusos reelegiría a Putin si se presentara para un tercer período.
El dirigente ruso se ganó su reputación creando un “renacimiento espectacular en el país y un enorme grado de estabilidad”, dijo Kingsmill Bond, principal estratega de la casa de corretaje moscovita Troika Dialog. Es por eso que “la gente piensa que va a seguir desempeñando un papel principal en la política después de marzo del año próximo”.
Incluso algunos inversores que reconocen los beneficios económicos de un Putin todavía poderoso dicen que hay riesgos en la falta de transparencia del sistema.
Mattias Westman, quien administra unos $4.500 millones en acciones rusas en Prosperity Capital Management de Londres, dijo que “es bueno para la estabilidad, ciertamente”, si Putin mantiene un papel real de liderazgo. No obstante, “sigue en pie la pregunta de si es bueno para el ambiente político tener a alguien que no es el presidente tomando decisiones para el país”.
Y Boris Nemtsov, ex viceprimer ministro durante la gestión de Yeltsin, quien ahora está en la oposición, dijo que los inversores que están interesados en que Putin siga actuando entre bambalinas “no conocen la realidad rusa”. Quienquiera suceda a Putin no seguirá subordinado por mucho tiempo, dijo.
“Es una situación muy peligrosa, porque tendrá una estructura dual de poder”, dijo Nemtsov en una entrevista telefónica. “Si Putin sigue siendo una fuerza poderosa, habrá pugna entre su equipo y el equipo del presidente”.

Ver comentarios