Enviar
Inversionistas sacan provecho del dólar débil

A través del carry trade, se endeudan en dólares a tasas bajas e invierten en otros países obteniendo rendimientos más altos

Agustina Cobas
[email protected]  

Atrás quedaron las épocas en que el dólar se jactaba de ser la moneda más fuerte del mundo. Divisas como el euro, la libra esterlina y el dólar australiano han comenzando a sacarle la posición de privilegio a la moneda norteamericana.
Desde que el dólar comenzó a perder valor frente a otras monedas, los inversionistas en el mundo comenzaron a sacar provecho de la diferencia que existe entre las tasas de interés en Estados Unidos y las que se obtienen por inversiones en otros países.
De esta forma, piden prestado en dólares, en Estados Unidos, y luego invierten esos recursos en inversiones denominadas en otras monedas, en otros mercados.
Esta estrategia de inversión, conocida como carry trade, ha sido tradicionalmente utilizada en los mercados financieros, donde las monedas que se usan con más frecuencia son el yen japonés y el franco suizo, debido a las bajas tasas a las que se facilitaban recursos en esas monedas.
Sin embargo, la mayor volatilidad que estas dos divisas han comenzado a tener y las bajas tasas en Estados Unidos han disminuido el atractivo de hacer carry trade con las dos primeras y aumentado el de realizarlo en dólares.
En el mercado de divisas, conocido en inglés como Forex, un inversionista que este año pidió prestado en dólares para invertir en una canasta de monedas, entre las que se incluían el real brasileño y la libra esterlina, obtuvo un rendimiento del 17%, según datos de Bloomberg.
Por otro lado, quien hizo esta misma inversión, pero financiándose en yenes, obtuvo un rendimiento de apenas un 7%.
“El yen se ha revaluado mucho contra el dólar y en este momento la posibilidad de que su valor retroceda le quita atractivo para el carry trade”, comentó Juan Manuel Tirado, consultor internacional.
La última vez que la divisa estadounidense se utilizó para este tipo de estrategias fue en 2004, cuando la Reserva Federal bajó la tasa de interés hasta un 1%, con el objetivo de reactivar la economía.


Ver comentarios