Enviar
Bush firma proyecto de ley que permite cortar vínculos con esa nación
Inversiones estadounidenses en Sudán serán recortadas

• Medida fue tomada debido a la violencia en Darfur impulsada por el Gobierno sudanés

Washington
EFE

El presidente estadounidense, George W. Bush, firmó ayer un proyecto del ley por el que se permite a los estados y gobiernos locales de Estados Unidos que corten sus vínculos inversores con Sudán debido a la violencia en Darfur.
La medida deja que los estados, gobiernos locales y municipios estadounidenses retiren sus inversiones en la zona en los sectores del petróleo, la producción eléctrica, la minería y el equipamiento militar, informó el Presidente en un comunicado.
“Comparto la preocupación del Congreso estadounidense sobre la violencia continuada en Darfur, perpetrada por el Gobierno sudanés y los grupos rebeldes”, agrega en la nota el mandatario estadounidense.
A su vez, Bush indica que su administración seguirá “con los esfuerzos para traer mejoras continuadas al estado en el que se encuentra Sudán a través de sanciones contra el Gobierno sudanés y esfuerzos diplomáticos, así como en el apoyo a una misión de paz”.
La firma de dicha ley llega después de que el pasado 21 de diciembre el enviado especial de Estados Unidos a Sudán, Andrew Natsios, dimitiera.
Natsios, quien había asumido el cargo en setiembre del año pasado, será sustituido por el abogado y ex diplomático Richard Williamson.
Fuentes diplomáticas revelaron entonces que en las últimas semanas Natsios había dicho que estaba frustrado por la lentitud de los esfuerzos por crear una fuerza de paz en Sudán.
El pasado mayo el Presidente de Estados Unidos impuso nuevas sanciones a Sudán por el conflicto en Darfur.
El Departamento del Tesoro informó entonces de que había impuesto sanciones a 30 empresas de propiedad o bajo control del gobierno de Sudán y a una compañía que ha violado el embargo de armamento en Darfur.
Además, el pasado 25 de setiembre el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó una resolución por la que autorizaba una “presencia multidimensional”, policial y militar en torno a la región sudanesa de Darfur, para ayudar a proteger a los civiles.


Visita a Oriente Medio

Irán criticó la gira que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, tiene previsto realizar en enero por varios países de Oriente Medio y el Golfo Pérsico, al considerar que “es un nuevo intento de intervenir en los asuntos de la región”.
“Su objetivo es también elevar la moral de la entidad sionista (Israel)”, dijo el portavoz del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Ali Hoseini, quien exigió una vez más que Estados Unidos ponga fin a su presencia militar en el Golfo Pérsico.
Bush, según fuentes estadounidenses, tiene programado visitar entre el 8 y el 16 de enero varios países de la región, en una gira que le llevará a Israel y Cisjordania, además de Egipto, Kuwait, Bahréin, Arabia Saudita y los Emiratos Arabes Unidos (EAU).
Estos últimos cuatro países forman parte del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), integrado también por Omán y Qatar, todos son aliados de Washington y algunos de ellos acogen bases militares estadounidenses.
“No hay necesidad de la presencia de tropas americanas (…) los países de la zona pueden acordar las políticas adecuadas para un futuro mejor de su región a través del diálogo entre ellos”, dijo el portavoz iraní.
Irán, acusado por Washington de patrocinar el terrorismo y de intentar desarrollar un programa de armas nucleares, considera que Estados Unidos e Israel son sus principales enemigos e intenta acercarse hacia sus ricos vecinos árabes a través de propuestas para la firma de acuerdos económicos y en materia de seguridad.
Ver comentarios