Enviar
Inversiones en bolsa para todos

Rodrigo Díaz

El nacimiento de este proyecto Zona de Inversión tiene como finalidad crear una cultura financiera en el costarricense. Nació con el propósito de explicarle al lector, de la forma más sencilla y amena posible, los “secretos” del mercado de valores.
Este cuarto número (ya hemos publicado dos sobre fondos de inversión y uno de pensiones) está dedicado a las inversiones en bolsa.
Y aunque muchos puedan pensar que la bolsa es solo para los más ricos y los expertos, la verdad es que una buena parte de los costarricenses ya invertimos ahí. ¿Cómo?
Pues a través de los fondos de pensión que mueven millones y millones de colones en este país con la compra de títulos valores, muchos afiliados a estos planes invierten en la bolsa indirectamente.
Lo mismo ocurre con quienes tienen fondos de inversión, que es una manera indirecta de entrar a la bolsa. E incluso, quienes cuentan con certificados a plazo en los bancos o tienen ahorros en ellos, porque estas entidades toman parte de estos recursos no solo para prestar a otros clientes, sino también para hacer inversiones en la bolsa.
Esperamos que este espacio contribuya a que la gente pueda conocer más de cerca qué sucede con el dinero que invierte a través de estas figuras y que, ojalá, pueda incluso participar directamente en la bolsa de valores.
Obviamente, hay un gran camino por recorrer. No solo por parte de los inversionistas, que deben saber que no siempre se puede ganar en la bolsa y que se necesita estar informado, sino también por parte de los participantes del mercado para que contribuyan a una información más clara y precisa, así como dar acceso a miles y miles de personas que están deseosas de buscar mayores rentabilidades, pero que no tienen recursos suficientes para lograrlo.
En mercados desarrollados como el estadounidense, se pueden hacer inversiones con unos cuantos cientos de dólares. Aquí se necesitan miles para ello, y eso que estamos hablando de un país cuyo ingreso por habitante es prácticamente diez veces menor que el de los norteamericanos.
Hay que ver la realidad de las cosas… falta mucho por aprender de parte del público en general, pero también del otro lado hay una tarea pendiente.
Ver comentarios