Enviar
Inversiones cariocas en la región se multiplican

Río de Janeiro
EFE

Las inversiones de las empresas brasileñas en los demás países de Latinoamérica aumentaron significativamente en los últimos meses hasta representar el 10,4% del total en el primer semestre de este año, según un informe especial publicado ayer por el diario económico Valor.
De acuerdo con el informe, tras haber aumentado sus exportaciones a los países vecinos, las empresas brasileñas convirtieron a estos en los principales receptores de sus inversiones.
Los recursos enviados a países latinoamericanos están destinados principalmente a la construcción de fábricas, adquisición de compañías locales y fusión con socios locales.
Según las previsiones de economistas consultados por Valor, incluyendo las anunciadas a partir de julio o ya programadas, las inversiones de brasileños en Latinoamérica equivaldrán al final del año al 15,7% del total en todo el mundo.
Entre los años 1940 y el 2006 la inversión brasileña acumulada en América Latina suma cerca de $7 mil millones, lo que representa el 7% del total.
Las previsiones apuntan que entre 2008 y 2012 la inversión de empresas de Brasil en sus vecinos superará los $10 mil millones.
Según el presidente de la Sociedad Brasileña de Estudios de Empresas Trasnacionales y de Globalización (Sobeet), Luis Afonso Lima, “la tendencia a medio largo plazo es que sigan aumentando” estas inversiones.
Lima aseguró, además, que este proceso de inversión “intra-regional”, que es más evidente en Asia, empieza a ganar fuerza en América Latina.
Según los estudios de la Sobeet, la inversión brasileña en el exterior pasará de los $7.067 millones invertidos el año pasado a los $17.500 millones en cuatro años.
Las causas que, según la Sobeet, han estimulado a las empresas brasileñas a invertir en Latinoamérica son la expansión de los mercados de la zona, las facilidades logísticas, la prioridad para la firma de
acuerdos de comercio y las diferencias en el cambio de divisas.
Lima afirmó también que esta inversión no sólo es protagonizada por grandes grupos, sino también por medianas empresas como Datasul, fabricante de software, y cuyo plan, si los accionistas lo aceptan, es satisfacer en parte la demanda por esta clase de productos que no es atendida por las grandes multinacionales en la región.
Según datos de la Sobeet, aproximadamente unas 900 empresas brasileñas cuentan con inversión en el exterior, una cifra que crecerá exponencialmente en los próximos años.
Lima indicó que, en el caso de los “gigantes” de gas, energía, petróleo, siderurgia y minería, el objetivo de estas inversiones es incrementar la producción para atender al mercado brasileño o ganar robustez para competir en el mercado global.
Para el economista, el foco de las adquisiciones brasileñas en América Latina son pequeñas y medianas empresas cuyo precio es atractivo.
Sin embargo, argumentó, la inestabilidad política de la región “todavía influencia de forma negativa la decisión de invertir en estas zonas”.
Pese a que Brasil continua destinando el grueso de su inversión a Estados Unidos, sigue siendo también el país suramericano que más invierte en el continente, con un 77,9% de las inversiones por $36.192 millones del año pasado.
Ver comentarios