Inversión millonaria en Bolivia: Samsung
Enviar
Inversión millonaria en Bolivia: Samsung

La empresa surcoreana Samsung se adjudicó un contrato para diseñar y construir fábricas de amoniaco y urea química en el centro de Bolivia.
El primero es un insumo usado en la actividad agrícola, mientras que el segundo se utiliza en la industria de detergentes, desinfectantes y para medicamentos.

La nueva inversión de casi $850 millones fue anunciada por el presidente Evo Morales en un acto en la región central de Cochabamba.
Morales precisó que Samsung obtuvo una calificación de 861 puntos sobre mil en la evaluación de propuestas técnicas y económicas, frente a los 843 logrados por Duro Felguera que quedó segunda.
“Por tanto, la empresa Samsung, de Corea del Sur, se adjudicó la construcción de la planta de amoniaco y urea en la provincia Carrasco, del departamento de Cochabamba”, anunció el mandatario y agregó que la firma del contrato será en setiembre.
El Gobierno boliviano había previsto invertir $1,1 mil millones en el proyecto, pero la firma surcoreana propuso desarrollarlo por menos.
Según el mandatario, la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) invitó a 20 empresas de Estados Unidos, Alemania, Dinamarca, Italia, Japón, Francia, entre otros, para participar en esta licitación.
De ellas, presentaron propuestas las surcoreanas Hyundai y Samsung, la española Duro Felguera y los consorcios Saipen-AESA (Argentina-Italia) y Técnicas Reunidas-Technip (España-Francia).
El proceso de selección duró siete meses y la calificación a Samsung y Duro Felguera, las dos finalistas, tomó dos semanas.
Se espera que las fábricas comiencen a operar en 2015, con una capacidad de producción anual de 650 mil toneladas de amoniaco y 726 mil toneladas de urea química, generando ingresos por $300 millones.
El 30% de la producción se venderá en el mercado interno y se pretende exportar el resto a Brasil y Argentina.
El gobernante dijo que se pedirá a la empresa ganadora que deposite dos garantías bancarias, la primera contra incumplimientos en el contrato y otra para evitar sobornos de la firma al supervisor de la obra o a funcionarios vinculados con su ejecución.
La decisión responde a un reciente caso de corrupción en YPFB, cuyo presidente, Carlos Villegas, ha denunciado por supuesto enriquecimiento ilícito a uno de sus gerentes que fue clave en la licitación para la construcción de dos plantas de gas natural.

La Paz / EFE

Ver comentarios