Enviar
En 2000 se invirtió un 0,8% del PIB en obras, en 2007 cayó al 0,6%, según Mideplan
Inversión estatal en infraestructura retrocede

Danny Canales
[email protected]

Cada vez es menos lo que invierte el país en la modernización de puertos, aeropuertos y carreteras.
Mientras al inicio de siglo se destinaba el equivalente al 0,8% del Producto Interno Bruto (PIB) en las mejoras a esos tres sectores, en 2007 la inversión bajó al 0,6%.
Las cifras es lo que según los estándares internacionales debe invertirse en infraestructura para ofrecer adecuados niveles de competitividad.
Los datos sobre lo que se invierte en Costa Rica en infraestructura se desprenden del análisis del Plan Nacional de Inversión Pública 2009-2010, elaborado por el Ministerio de Planificación (Mideplan) y presentado el jueves pasado. El plan abarcó el periodo 1995-2007 y fue concluido en noviembre anterior.
En el análisis se cuestiona cómo es que el país ha venido dan
do pasos hacia atrás en cuanto a lo que se refiere a la inyección de fondos para infraestructura, “si se ostenta una situación estable en materia de finanzas públicas y dispone de recursos públicos para invertir”.
Ante ese panorama el Mideplan encontró que la limitada capacidad institucional para ejecutar los proyectos gestionados, la falta de estudios de preinversión y dific
ultades en las expropiaciones y asuntos legales son los factores que le impiden al país desarrollar su infraestructura.
“También se han detectado problemas en la calidad de obras en el monitoreo de la operación de estas, así como en acciones de mantenimiento y de diseño”, revela el estudio.
En el Ministerio de Obras Públicas y Transportes desmienten las cifras difundidas por Mideplan, pues afirman que el estudio fue elaborado con base en cifras preliminares. Ante ello, Karla González, jerarca de esa cartera, adelantó, mediante su asesor
a de prensa, que enviará una aclaración al Ministerio.
En la nota aclaratoria la jerarca asegura que la inversión en 2007 fue del 0,9% del PIB y que el año anterior —el estudio de Mideplan no contempló 2008 porque concluyó en noviembre— fue del 1,6%.
Tomando los datos del estudio difundido por la cart
era de Planificación los puertos son las estructuras que más han naufragado debido al fuerte recorte presupuestario aplicado en los últimos años.
En 2001, que fue el año de mayor bonanza en ese sector, se les giró a los muelles del Pacífico y el Caribe el equivalente a $14,6
millones en obras y equipos, lo que contrasta con los $1,1 millones que se les asignó en 2007.
Una de las causas de que se invierta menos en los puertos es que en agosto de 2006 el Estado dejó de aportar recursos al puerto de Caldera ya que fue entregado a la empresa privada mediante concesión.
No obstante, el Mideplan reconoce que lo destinado a los puerto
s del Caribe en los últimos años es muy poco y alerta que “se requiere mejorar las condiciones tecnológicas y de competitividad”, lo que se lograría si siguen los pasos de Caldera y se le entrega su operación a un consorcio privado.
En la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) reconocen que los fondos que se destinan para el impulso de los muelles de Limón es un paliativo ante el rezago que muestran las estructuras por la poca inversión en años anteriores.
Empero, Francisco Jiménez, titular de Japdeva, afirmó que el monto invertido en equipo e infraestructura en 2007 fue de ¢4.300 más de lo reportado en el estudio.
Jiménez sí reconoció que el año pasado bajó la inversión en casi un 75% en relación a 2007, pero dijo que ello se dio porque se demoraron algunas obras como el dragado y la compra de una grúa pórtica.
El sector aeroportuario es otro que va en picada en cuanto a inversión se trata, al grado que en 2007 se invirtió apenas el 10% en relación a lo que se le giró en 2003, que fue cuando re
cibió más presupuesto.
La turbulencia en el campo aéreo responde en parte a que la empresa Alterra cerró l
a llave a la inversión en el Juan Santamaría al enfrentar problemas económicos para completar los trabajos, resaltó el estudio.
Para el Mideplan el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) también tiene culpa en que los aeropuertos no reúnan las condiciones adecuadas, ya que “carece de planes a mediano y largo plazo que establezcan las estrategias específicas para el logro de los objetivos”.
El Cetac, que tiene a su cargo los aeropuertos Daniel Oduber, Tobías Bolaños y al menos 20 pistas locales, peca también en el amplio tiempo que tarda en los procesos para contratar los proyectos de reparación y construcción de las obras que urgen en los aeródromos.
La inversión en el sistema ferroviario también se descarriló en 2007 con respecto al año anterior, al recibir un menor porcentaje del presupuesto de infraestructura.

En materia vial, aunque el Mideplan destaca la disposición del Ministerio de Hacienda en girarle un 60% más de recursos al Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) para darles mantenimiento a las rutas nacionales en 2007, cuestiona que la deficiente “capacidad organizativa y de operación no tuvo los ajustes necesarios para lograr la ejecución de la totalidad de los recursos presupuestados”.
Al respecto González también refutó nuevamente al Mideplan, pues defendió que Conavi invirtió el 99% del presupuesto asignado para 2007.
También en materia vial, el Plan Nacional de Inversión h
ace énfasis en el atraso que muestra la agenda de concesión de obra pública por el lento proceso de expropiaciones y dificultades técnicas.









Ver comentarios