Enviar
Intermediario en tiempos revueltos

Por su labor mediática en conflictos internacionales como en Irlanda y haber logrado, entre otros procesos, la independencia de Namibia, el ex presidente finlandés Martti Ahtisaari fue galardonado ayer con el Nobel de la Paz

Oslo
EFE

Martti Ahtisaari, ex presidente finlandés, ganó el Premio Nobel de la Paz 2008, informó ayer el Comité Nobel de Oslo, por sus “importantes esfuerzos hechos en distintos continentes y durante más de tres décadas para resolver conflictos internacionales”.
Ahtissari fue presidente de Finlandia entre 1994 y 2000. Sucederá al ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore y al presidente del Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU, el indio Rajendra Pachauri, ganadores de 2007.
Ahtisaari expresó su alegría tras serle concedido el premio. “La más importante de mis misiones fue por supuesto la de la independencia de Namibia. Con ese proceso estuve ocupado 13 años. Aceh y Kosovo fueron también muy importantes”, dijo.
Señaló que el dinero del premio, $1,4 millones, le ayudará “a financiar mi instituto ‘Crisis Management Initiative’ (CMI)”, para el cual comentó que necesita fondos.
El nombre de Ahtisaari figuraba entre los principales candidatos al premio desde hacía años, especialmente a partir de 2005, cuando a través de CMI contribuyó de forma significativa a la resolución del conflicto en la región indonesia de Aceh.
La de Aceh forma parte de una larga lista de mediaciones que comenzaron con la independencia de Namibia (1989-1990), que incluye Kosovo, y contribuciones para resolver los problemas de Irak, Irlanda del Norte, Asia Central y el Cuerno de Africa.
Aunque Ahtisaari era un candidato sólido, las quinielas señalaban como principales favoritos a dos activistas de los derechos humanos, el chino Hu Jia y la abogada chechena Lidia Yusúpova.
Jia y Yusúpova tenían a su favor, entre otras cosas, el calendario: en 2008 se cumplen 60 años de la adopción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU en París.
Entre los 197 candidatos también se citaba a Ingrid Betancourt; al presidente de Bolivia, Evo Morales; el opositor cubano Osvaldo Payá, y las argentinas Abuelas de Plaza de Mayo.
Esta elección vino precedida de polémica, como suele suceder, en este caso originada por la publicación de un libro del activista noruego Fredrik S. Heffermehl en el que acusa al comité de contravenir la voluntad de Nobel, pide su dimisión y amenaza con acciones legales en su contra. Heffermehl considera que se ha desviado en el último medio siglo por intereses económicos y políticos de los deseos de Nobel, que dejó escrito en su testamento que el premio debía ir a personas que contribuyeran a fomentar la fraternidad entre las naciones, la reducción de armamento y la promoción de la paz.


Reacciones encontradas

• La OTAN considera que la concesión del premio a Ahtisaari es “muy merecida”.

• Un hermano del fallecido ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic se mostró “indignado” por el premio al ex presidente, “no considero a Ahtisaari merecedor de ese honor”, aseguró Borislav Milosevic, ex embajador serbio en Rusia y actualmente residente en Moscú, quien agregó que “los premios Nobel se utilizan, no pocas veces, con fines políticos” y “este es uno de esos casos”.
Ahtisaari fue mediador de la ONU para Kosovo. El documento sobre el estatuto de ese territorio de mayoría albanesa elaborado por Ahtisaari, que preveía su independencia bajo tutela internacional, fue rechazado por Serbia y Rusia.

• El Gobierno irlandés celebró la concesión por su papel en la prevención y resolución de conflictos como el de Irlanda del Norte.
El ministro irlandés de Asuntos Exteriores, Micheal Martin, dijo que “en Irlanda tenemos una razón especial para estar agradecidos por su tarea en la verificación de las primeras fases del desarme del Ejército Republicano Irlandés (IRA)”, recordó.
Ahtisaari encabezó una comisión de inspectores internacionales que, junto al ex dirigente del Congreso Nacional Africano (CNA) Cyril Ramaphosa, comenzó en 2000 a supervisar la inutilización de los arsenales republicanos.

• El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, ha destacado su contribución “a la estabilidad y a la democracia en el mundo y ha contribuido a reforzar el papel de Finlandia como miembro activo de la Unión Europea (UE) durante su presidencia de turno”.

• El ex primer ministro serbio Vojislav Kostunica declaró que la decisión de otorgar el premio Nobel al antiguo mediador de la ONU para Kosovo es una muestra de que “los mentores de ese Estado falso ejercerán presiones en todos los campos”. “Ahtisaari es conocido como el único mediador internacional cuyo plan no ha sido aprobado en el Consejo de Seguridad de la ONU pero que sobre la base de la política de la fuerza se aplica en Kosovo”, afirmó Kostunica, líder del opositor Partido Democrático de Serbia (DSS). Consideró que el premiar a Ahtisaari es una decisión “de politicastros”. “Por eso, Serbia tiene que luchar por Kosovo todavía con más firmeza e intensidad, porque, como vemos, los principales abogados del falso Estado de Kosovo van realizando con persistencia su intención”, indicó.
Kostunica encabezó el Gobierno serbio cuando se llevaron a cabo entre Belgrado y Pristina, en 2006 y 2007, las negociaciones del estatuto de Kosovo bajo mediación del Ahtisaari, que fracasaron al no lograr ninguna solución de compromiso.
El plan de este mediador, que supuso una independencia tutelada de Kosovo y fue apoyado por países occidentales, fue inaceptable para Belgrado y no recibió el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU por la oposición de Rusia.


Ver comentarios