Enviar
Mientras su operación local se especializa, en China, Vietnam y EE.UU. aumenta
Intel, ¿crecimiento o balada para una despedida?
Plantas en América del Norte y Asia en capacidad de absorber grueso de lo que hace Costa Rica

La inauguración de un nuevo centro de desarrollo, todo pareciera indicar que la operación local de Intel se consolida.
La expansión del gigante tecnológico en Asia y Estados Unidos y las características de los nuevos centros de manufactura dejan una incógnita en esa noticia.
Mientras en el país el nuevo Centro de Desarrollo de Ingeniería representó una inversión de $8 millones, entre octubre y noviembre pasados la multinacional invirtió $3.500 millones en dos plantas ubicadas en China y Vietnam, con capacidad de duplicar su producción mundial de circuitos y microprocesadores, en el corto plazo.
Para esas mismas fechas se confirmó que la empresa no fabricaría más circuitos integrados en Costa Rica, pues esa labor se llevaría a cabo en plantas chinas.
Por otra parte, frente a los 300 empleos generados con el nuevo plan de trabajo que ejecutará Intel a nivel local, las dos plantas asiáticas abiertas a finales del año pasado generaron más de 100 mil plazas.
Al crecimiento en Oriente, la multinacional suma más de 7 mil empleos que proyecta generar en Estados Unidos. Inyectando más de $7 mil millones.
“La idea de expandir nuestra operación a Vietnam, es facilitar el arribo de nueva inversión, de firmas con las cuales tenemos muchos años de hacer negocios. Queremos aprovechar todo el potencial que Vietnam ofrece”, admitió Paul Otellini, presidente ejecutivo de Intel, en la inauguración de la planta en Ciudad Ho Chi Minh.
Si bien la posición oficial de Intel Costa Rica habla de un fortalecimiento de su operación, el año pasado sus exportaciones hacia China cayeron un 15%.
“Esa disminución se debe principalmente a una menor producción de chipsets (circuitos integrados). Intel decidió que las diferentes operaciones que tiene en el mundo se enfocaran en productos específicos”, dijo Karla Blanco, gerente de Asuntos Corporativos de Intel Costa Rica.
“La planta de Ensamble y Prueba de Costa Rica, se dedicará a la producción de los microprocesadores para servidores, por lo que gradualmente se ha estado trasladando la producción de chipsets a Asia”, agregó Blanco.
La venta de circuitos integrados y microestructuras eléctricas (dentro de la cual se ubica la operación de Costa Rica) registró una disminución el año pasado.
Las cifras indican que esa caída obedece al 15%, respecto de lo enviado a otros destinos —sobre todo China— durante 2009.
Al tema de la inclinación por Asia y Estados Unidos para ampliar su operación, se suma el de la competitividad del país.
En este rubro, las calificaciones globales más recientes ubican a Costa Rica en escalafones menos destacados, factor que se toma en cuenta prioritariamente, a la hora de hacer inversión.
“Reconocemos los avances del gobierno y su compromiso en hacer mejoras en esa área, pero falta camino por andar en temas como incentivos para investigación y desarrollo de infraestructura (servicios públicos), más carreras de posgrado en áreas de ingeniería y el ambiente para hacer negocios”, finalizó Blanco.
En el reporte anual que Intel presentó a sus accionistas, para el periodo 2010, se indica claramente que la operación de Costa Rica es una de manufactura y prueba de microprocesadores, y que esa línea de trabajo será fortalecida a mediados de 2011, con el apoyo de los centros de producción de Vietnam.
El gran crecimiento que ha concretado en otras latitudes y las características de la mano de obra costarricense, parecieran indicar que el futuro de Intel en el país está en el desarrollo tecnológico, no en el ensamblaje y prueba de circuitos y procesadores.

Ernesto Villalobos
[email protected]
Ver comentarios