Intel gana un round en millonaria batalla legal con la UE
Foto Bloomberg.
Enviar

En su pelea para que se anule una multa récord de $1.170 millones impuesta por la Unión Europea (UE) en una causa por violación de las normas antimonopolio, Intel recibió el espaldarazo de un asesor del tribunal supremo del bloque, en una causa que podría tener ramificaciones para una lista creciente de disputas que afectan a gigantes tecnológicos estadounidenses como Google y Apple.

La apelación de Intel debería ser tratada nuevamente por el tribunal inferior, que se equivocó al fallar contra el sistema de descuentos de la compañía a los fabricantes de PC que usan sus chips, dijo el abogado general Nils Wahl del Tribunal de Justicia de la UE en una opinión no vinculante. El tribunal superior decidirá si respalda esa postura, en un fallo que está previsto para dentro de unos seis meses.

“Si el tribunal está de acuerdo, este fallo podría ser el más importante de los últimos 25 años porque es la destrucción total del dictamen del Tribunal General pero también de la postura de la Comisión Europea”, dijo Damien Geradin, abogado de EDGE Legal en Bruselas.

El tribunal de primera instancia se equivocó al apuntar a los “descuentos exclusivos” dados a los clientes que compraban todos o la mayoría de sus chips a Intel, señaló. El análisis del Tribunal General no demostró que los descuentos atentaban contra la competencia. La comisión de Bruselas e Intel se negaron a efectuar declaraciones.

Una victoria de Intel pondría en la mira a los reguladores antimonopolio de la UE que se enfrentarán en los tribunales con Irlanda y Apple para dirimir la validez de una investigación que culminó en una deuda impositiva de 13.000 millones de euros para el fabricante del iPhone. El fallo de Intel también podría incidir en la forma en que la UE maneje investigaciones sobre Google y Qualcomm que podrían llevar a la aplicación de multas.

La multa de 2009 a Intel por abuso de posición dominante es la más grande de la UE y duplica la de 497 millones de euros que se aplicó a Microsoft Corp. en 2004. Representaba alrededor del 4% de los $37.600 millones de ventas de Intel en 2008, por debajo de la pena máxima de 10% de las ventas anuales que pueden imponer los reguladores.

A la luz de “los errores cometidos” por el Tribunal General, Wahl dijo que el fallo definitivo del tribunal superior no era posible a esa altura. “Ello se debe a que un fallo sobre la validez de los argumentos se basa en el estudio de todas las circunstancias del caso” y de “el efecto real o potencial del comportamiento de Intel en la competencia” en la UE.

Dado que esto requiere una revisión de los hechos del caso, tendrá que ser remitido nuevamente al tribunal de primera instancia de la UE. El tribunal superior de la UE sólo puede analizar cuestiones de derecho.

Ver comentarios