Enviar
Instrumentos Financieros

Tipos de acciones (ordinarias y preferentes)

En nuestro comentario anterior sobre las acciones o títulos de propiedad, dejamos planteado el tema de las acciones ordinarias cuyas características más importantes son los derechos residuales y la responsabilidad limitada. En lo concerniente a los derechos residuales, esto indica que los accionistas son los últimos en el orden de prioridad entre todos aquellos que tienen derechos sobre los activos e ingresos de la empresa. La responsabilidad limitada define que el riesgo mayor en caso de quiebra de la empresa es la pérdida de la inversión original.

Las acciones preferentes tienen características similares a los valores del mercado de deuda. Al igual que un tenedor de una obligación de pago, se le garantiza la cancelación de una cantidad fija al año. De forma tal que las acciones preferentes se parecen a las obligaciones con vencimiento ilimitado, en otras palabras son a perpetuidad. Por otra parte no otorgan al dueño de la acción derecho de voto en la gestión de la empresa.

Sin embargo, la acción preferente genera rendimientos, con lo que la empresa queda facultada pero no obligada a realizar pagos de dividendos a estos accionistas. A cambio de lo anterior, los dividendos preferentes son acumulativos, es decir que los rendimientos no cancelados se acumulan en el tiempo, y pueden cancelarse todos juntos antes de que se les paguen a los tenedores de las acciones ordinarias. De tal forma que la compañía tiene una obligación contractual para pagar los intereses sobre la deuda. Si no se cumple esto, los accionistas preferentes pueden instar a la quiebra de la empresa.

En el caso del tratamiento fiscal, los accionistas preferentes difieren en sus obligaciones con relación a los accionistas ordinarios. Esto porque los pagos de las acciones preferentes se consideran dividendos en lugar de intereses sobre la deuda, razón por la cual la empresa no se los puede deducir fiscalmente. Este inconveniente se compensa mediante el hecho de las compañías, en Estados Unidos, pueden excluir hasta un 70% en el cálculo de los dividendos recibidos por parte de empresas nacionales con relación al ingreso gravable.

Otro aspecto a tomar en cuenta en caso de que la compañía se declare en quiebra, es que las acciones preferentes están por detrás de las obligaciones en cuanto a prioridad de derechos sobre los activos de la empresa, lo que explica que la venta de estas acciones normalmente se realiza a precio por debajo de las obligaciones societarias. Esto refleja la exclusión de la obligatoriedad del dividendo, lo que lleva a considerar el riesgo con relación a rentabilidades superiores a las obligaciones.

Las empresas tienden a emitir acciones preferentes en relaciones similares a las acciones ordinarias. La compañías emisoras de este tipo de acción pueden venderlas, en cuyo caso se indica que son amortizables. También se pueden convertir en acciones ordinarias en una relación de intercambio preestablecido. Una idea nueva en el mercado de valores con respecta a este tipo de acciones, es el ajuste del dividendo a uno de tipo variable, en función de las fluctuaciones de los intereses del mercado.

Como ejemplo para este comentario, en el gráfico adjunto se observa el comportamiento de las acciones preferentes en euros.


Fuente: www.eleconomista.es

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]
Ver comentarios