Instrumento de oportunidades y cuidados
Enviar
Instrumento de oportunidades y cuidados

Rodrigo Díaz

Cuando se habla de la inversión en bienes raíces, rápidamente vienen a la mente los excelentes rendimientos que ofrece esta industria. Y precisamente son los fondos de inversión inmobiliaria los que más llaman la atención por su estabilidad y los réditos que han dado a lo largo del tiempo.
Si una persona invirtió en un fondo inmobiliario hace siete años hoy tiene, por lo menos, el doble del monto inicial, asumiendo que los intereses ganados los reinvirtió en el mismo fondo.

Eso no significa que si alguien va a un fondo inmobiliario, correrá la misma suerte en los próximos años. Todo depende de muchísimos factores y la coyuntura económica que actualmente se vive invita a tomar decisiones con muchísimo cuidado.
Sin embargo, es rescatable resaltar la prudencia y orden con que los administradores de los fondos inmobiliarios habían iniciado sus operaciones. No se apresuraron a invertir en negocios muy buenos pero con resultados inciertos sino que fueron a la segura.
La mayoría sacrificó rentabilidad por seguridad. Que los contratos estuvieran bien definidos, que los inmuebles, ya fueran comerciales u oficinas, tuvieran una ubicación privilegiada que garantizara una permanente ocupación y que los inquilinos fueran triple A con contratos de largo plazo.
Es muy importante que una figura como esta cuente con números positivos aun con los vaivenes que ha mostrado el mercado financiero y los bienes raíces. Si esta industria se mantiene saludable podría ayudar a evitar una catástrofe inmobiliaria porque mantendría estables los valores de las propiedades y los alquileres, y ayudaría a mantener el desarrollo inmobiliario en ciertos sectores donde hay oportunidades pero quizá no muchos inversionistas dispuestos a asumir esos riesgos.
De ahí también la necesidad de que se consolide una figura como los fondos de desarrollo inmobiliario. Las rentabilidades son más altas pero los riesgos son mucho mayores y es posible que las retribuciones tarden más de lo que se esperaba inicialmente.
Pero esta es una figura excelente para canalizar el ahorro de los costarricenses hacia proyectos mucho más grandes y que, a largo plazo, pueden ser de gran beneficio para el desarrollo del país.
Si se mantiene ese norte, no solo veremos una industria de fondos en bienes raíces próspera, sino también cumpliendo una función social importante para nuestro país.



Ver comentarios