Logo La República

Martes, 19 de octubre de 2021



FORO DE LECTORES


Instituciones: subalternas y hegemónicas

| Jueves 24 enero, 2013


Desde su creación (las instituciones subalternas), se han visto frenadas, amañadas y mal administradas para entorpecer su verdadera función social y comunitaria


Instituciones: subalternas y hegemónicas

La situación de Costa Rica es sumamente compleja, ya que se debate entre dos tipos de estado: un Estado hegemónico sumamente poderoso que impulsa un nuevo régimen oligárquico, que ha puesto sus garras casi en su totalidad en ese aparato estatal y un Estado raquítico cuando se trata de darles pujanza y ayuda a los subalternos de la sociedad.
El Estado costarricense como lo conocemos en la actualidad, está conformado por ciertas instituciones que nacen desde los grupos en el poder, los cuales a través de estas, transmiten la ideología dominante y así hegemonizan las relaciones con los grupos dominados. Podríamos situar dentro de la agrupación de instituciones hegemónicas a los poderes del estado, es decir, el Legislativo, el Judicial y el Ejecutivo.
Esas tres instituciones hegemónicas son las que determinan el poder de coerción y violencia simbólica en muchos casos; que es además monopolizada por los grupos de poder real que se benefician al crear y naturalizar la hegemonía sobre la colectividad. Así, cuando las clases en la subalternidad tratan de hacer su propia hegemonía o contra-hegemonía, dichos aparatos estatales se activan para acallar esas voces disidentes y someterlas de cualquier forma.
No podríamos decir que los sectores de poder a lo largo de la historia desde la colonia, gobiernan a su antojo y en completa autonomía. En muchas ocasiones han tenido que negociar y renegociar con las clases subalternas la forma de gobierno y relaciones con las mayorías, ya que estos grupos dominados a través de fuertes y constantes luchas, han logrado proponer y construir sus propias instituciones para el beneficio, ya no de una élite dominante, sino de la población en general.
Algunas de estas instituciones decretadas por los grupos en el poder pero impulsadas desde los sectores subalternos son: la Caja Costarricense de Seguro Social, el Instituto Costarricense de Electricidad, Acueductos y Alcantarillados, las universidades públicas, la banca pública, seguros y otras.
Indudablemente al ser instituciones que hasta cierto punto —con sus problemas, contradicciones y burocracia— logran de alguna forma empoderar a los grupos en la subordinación y darles ciertas cuotas de poder dentro del enmarañado Estado, no han contado con la aceptación auténtica de las élites gobernantes y, desde su creación, se han visto frenadas, amañadas y mal administradas para entorpecer su verdadera función social y comunitaria.
Estas entidades subalternas son históricamente contrarias a la ideología dominante, porque representan un patrimonio colectivo y además, impulsan un modelo económico social alejado de la mercantilización y esto significa, terreno de acción para los desposeídos; por eso, veremos a la hegemonía defender con ahínco sus propias instituciones y atacar con toda fuerza y tirantez contra las instituciones subalternas, ya que estas representan un serio y gran obstáculo a sus pretensiones de dominio político, económico y cultural.
Los únicos espacios dentro del Estado que de alguna forma pertenecen a los de abajo, son esas instituciones nacidas desde la subalternidad, que dan espacios tanto dentro como fuera del aparato estatal para la resistencia, la propuesta y la creación de una hegemonía política nueva.
Es sencillo, son entidades que significan democracia viva y justicia social para todas y todos los que habitamos este complejo pero hermoso país.

Dorian Valladares Varela
Docente
 





© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.