Insiste Obama en subir impuestos a ricos
Barack Obama en esta gráfica junto a su vicepresidente John Biden, expuso hoy ante los empresarios en donde hizo alusión a las necesidades fiscales. AFP/La República
Enviar

Insiste Obama en subir impuestos a ricos

El presidente de EE.UU., Barack Obama, renovó ayer, al reunirse con líderes empresariales y sindicalistas, su idea de elevar los impuestos a los ricos y preservar los recortes tributarios para la clase media, un tema que enfrenta a la Casa Blanca con el Legislativo.
Obama, reelegido en los comicios de la semana pasada, convocó una serie de reuniones esta semana, a partir de ayer, con una veintena de líderes empresariales, laborales, cívicos y "progresistas", para abordar asuntos como el combate al déficit, el temido "precipicio fiscal" y la prórroga de los recortes tributarios que vencen a finales de año.
Las reuniones, que el viernes incluirán a líderes demócratas y republicanos del Congreso, buscan "discutir las mejores formas de impulsar nuestra economía y encontrar una respuesta equilibrada para reducir el déficit", había indicado el lunes un funcionario de la Casa Blanca, que pidió el anonimato.
El objetivo de Obama, según algunos de los participantes, es conseguir que el empresariado, los sindicatos y los grupos cívicos mantengan la presión sobre el Congreso para que prorrogue los recortes de impuestos para la clase media y hacer que los ricos paguen más.
El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, no ofreció detalles sobre la reunión de ayer, que duró una hora, pero, a la salida del encuentro, varios de los líderes indicaron a la prensa que Obama renovó su compromiso para defender los recortes de impuestos para la clase media.
En ese sentido, el presidente de la federación sindical AFL-CIO, Richard Trumka, dijo que los sindicatos están "muy comprometidos" para que se preserven los recortes tributarios para la clase media "y el presidente (Obama) también lo está".
Asesores de Obama indicaron que el mandatario prevé realizar una serie de encuentros en todo Estados Unidos, tras el festivo del "Día de Acción de Gracias", el próximo 22 de noviembre, para promover su plan para conjurar el "precipicio fiscal".
Obama también se reunió con doce ejecutivos de algunas de las principales empresas privadas, entre ellas Ford, PepsiCo, IBM, Chevron, Wal-Mart y General Electric.
A menos que Obama y el Legislativo lleguen a una solución consensuada sobre el déficit, habrá una serie de aumentos de impuestos y recortes automáticos en el gasto público a partir de enero próximo.
La mayoría de los analistas ha advertido de que, sin un acuerdo, ese "precipicio fiscal" provocaría una nueva recesión en el país en 2013. 
Por su parte, el Secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, señaló que el "precipicio fiscal" que enfrenta EE.UU. es un "problema con solución" que debe ser encarado de manera "realista", que aúne recortes de gasto y subidas de impuestos, y reconoció avances en el lado republicano.
"Este es un problema con solución, hay bastante apoyo para hacer que la economía se mueva en la dirección correcta (...) y consenso sobre el daño que se haría a la economía estadounidense", afirmó Geithner, durante una conferencia empresarial organizada por The Wall Street Journal.
Geithner se refería así a los abruptos recortes de gasto y subida de impuestos previstos para 2013, un escenario conocido como "precipicio fiscal", si el Congreso no alcanza un acuerdo sobre un plan de reducción del abultado déficit de EE.UU. a medio plazo antes de que acabe el año.
El secretario del Tesoro reafirmó la propuesta del presidente Barack Obama de un "enfoque equilibrado" que incluya subida de ingresos y reducción de gasto.
"No veo una manera realista de solucionar esto sin incluir una subida de ingresos, estamos al principio de esto, creo que va a ser difícil, pero considero que es inevitable", agregó.

201211132219060.i22.jpg


Washington/EFE

 

Ver comentarios