Logo La República

Sábado, 17 de agosto de 2019



EDITORIAL


Inseguridad, retenes y legislación

| Jueves 09 septiembre, 2010




La inseguridad que vive el país hace que el tema de los retenes se vuelva candente y requiera atención

Inseguridad, retenes y legislación

En estos días es tema de conversaciones a todo nivel el pronunciamiento de la Sala Constitucional que falló en relación con los retenes realizados por la policía en las calles a fin de comprobar documentación de los conductores y posible existencia de armas, drogas u otros objetos prohibidos.
Hay quienes están a favor del pronunciamiento de la Sala y quienes están en contra.
Es lógico que así sea porque el tema está relacionado con el alto grado de inseguridad de la ciudadanía. Todos piensan en la situación que se vive en México como una horrible pesadilla y anhelan acciones que puedan evitar llegar a ese extremo.
Si bien Costa Rica no tiene frontera con Estados Unidos —uno de los grandes demandantes de drogas— es el lugar de paso para que esta sea transportada desde sus lugares de origen (al Sur) hasta donde está la mayor cantidad de consumidores.
El aumento de controles sobre el mar puede enviar hacia tierra este trasiego y con ello todo tipo de graves problemas, desde los involucramientos directos con el narcotráfico, los ajustes de cuentas y otros, hasta un incremento en el consumo de drogas con su acompañamiento habitual de delincuencia para conseguirla.
Así, es lógico que la población se conmocione ante noticias relacionadas con la posibilidad o imposibilidad de realizar retenes. Todo el mundo necesita saber que se están haciendo cosas para mejorar la seguridad.
Sin embargo, es curioso que la atención se centre en el fallo de la Sala Constitucional y en la reacción a ello presentada por el Poder Ejecutivo, como se indica en una nota de este medio ayer.
Lo anterior por cuanto es en otro ámbito donde podrían tomarse medidas si es que se considera necesario mantener la posibilidad de realizar los retenes: en la Asamblea Legislativa. Las legislaciones obedecen a una realidad social determinada. Sin embargo, si esta va mutando, se supone que las leyes también se irán modificando de acuerdo con las necesidades de la nueva realidad en un determinado momento.
Si se concluye que los retenes son necesarios, porque se considera que el bien común y público amerita el sacrificio de alguna de las libertades, debería existir el respaldo legal para que la Fuerza Pública pueda hacerlos. Su reglamentación entonces debería garantizar que ello no se convierta nunca en un abuso contrario al espíritu de la ley, que no puede ser otro que el de ofrecer seguridad a las personas.