Enviar
En Costa Rica, la tasa de homicidios es de 11 por cada 100 mil habitantes
Inseguridad a punto de convertirse en problema de salud pública
• Indices de violencia van en aumento

Yessenia Garita
[email protected]

A diario, los costarricenses se ven afectados por homicidios, robos y asaltos, los cuales van en aumento.
Esto ha provocado que la violencia en Costa Rica esté a punto de ser considerada un problema de salud pública.
Así lo demuestra el informe sobre Desarrollo Humano para América Central 2009-2010 elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el cual revela que los índices de inseguridad han ido en crecimiento en los últimos años.
Esto no es una situación aislada de Costa Rica, sino de todos los países de Centroamérica.
Aunque el país tiene la tasa de homicidios más baja entre sus vecinos del istmo, sí está por encima de las que registran Europa y otros países latinoamericanos como Chile, Uruguay y Argentina, cuyas cifras oscilan entre uno y cinco por cada 100 mil habitantes.
“Costa Rica es uno de los países donde la mayoría de la población considera que el problema más serio que enfrenta está relacionado con la inseguridad y la criminalidad”, explicó Lara Blanco, coordinadora de Desarrollo Humano del PNUD y coautora del informe.
El narcotráfico, el crimen organizado, las maras o pandillas son los principales actores de los delitos contra la vida, la integridad o el patrimonio, afectando con ello las tasas de victimización y homicidios en algunos países de la región.
Sin embargo, esta situación podría revertirse con voluntad política, liderazgo decidido, estrategias selectivas y la participación de gobiernos locales y la ciudadanía, a juicio de las autoridades del PNUD.
“Está comprobado que las mejores soluciones a los problemas de inseguridad ciudadana se pueden lograr desde un sistema democrático, por tanto el binomio seguridad-democracia debe ser inseparable”, dijo Luiza Carvalho, representante residente del PNUD.
Para Carvalho, las soluciones a los problemas de inseguridad no están en la mano dura que ha resultado ineficaz en combatir la impunidad, sino más bien en la mano inteligente, la cual debe fundamentarse en la estrategia, el conocimiento, el desarrollo de herramientas y la protección del Estado de derecho.


Ver comentarios