Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



NACIONALES


Inseguridad genera impasse político

Redacción La República [email protected] | Miércoles 02 abril, 2008



Vicepresidenta Laura Chinchilla asumirá Ministerio en forma momentánea
Inseguridad genera impasse político

• Rodrigo Arias, ministro de la Presidencia, desmiente que hayan ocultado información sobre presuntos vínculos de las FARC en el país
• Diputados investigarán el tema, mientras algunos partidos cuestionan la transparencia en el Ejecutivo

Carlos Jesús Mora
[email protected]

A pesar de que la salida de Fernando Berrocal del Ministerio de Seguridad Pública (MSP) retumbaba en las puertas del Gobierno desde hacía algunas semanas, las condiciones bajo las cuales se produjo, dejaron una nube de confusión que aún no da señales de dispersarse y así aclarar el panorama.
Esto no solo por los motivos que dio el ex jerarca el domingo a las afueras de la casa del presidente de la República, Oscar Arias, para dejar el cargo, sino también por las contradicciones en que incurrieron a lo largo de la semana anterior las autoridades del Gobierno relacionadas con el tema de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el supuesto vínculo de políticos costarricenses.
Si bien en los últimos meses la crítica a la gestión que desarrollaba Fernando Berrocal en Seguridad venían en ascenso por parte de diversos sectores, la situación se tornó más sensible a raíz de sus declaraciones del 15 de marzo, sobre los supuestos vínculos de políticos costarricenses con las FARC.
Hasta el 23 de marzo —pasada la Semana Mayor—, las declaraciones de Berrocal empezaron a tener eco en los distintos sectores del país, una vez que los diputados y autoridades del Ministerio Público y el Poder Judicial emplazaron al ahora ex ministro.
En ese momento el titular de Seguridad varió su discurso y se retractó, alegando que no existía una lista de presuntos implicados con la guerrilla suramericana. Sin embargo, esto no fue suficiente y ni los diputados ni el Poder Ejecutivo quedaron satisfechos con sus argumentos, por lo que lo incitaron a explicar sus declaraciones ante el Congreso.
A lo largo de la semana anterior el mandatario Arias y el ministro de la Presidencia, Rodrigo Arias, respaldaron la moción de los diputados y aseguraron desconocer los supuestos vínculos de los que hablaba Berrocal.
Consultado por la prensa, el presidente Arias aseguró que él mantenía el respaldo al jerarca, pero que esperaba que todo se aclarara una vez realizada su comparecencia en el Plenario.
No obstante el domingo, a menos de 24 horas para que Berrocal aclarara su discurso ante los diputados, el panorama varió de nuevo considerablemente.
Las altas autoridades de Gobierno evitaron que el funcionario compareciera ayer ante la Asamblea Legislativa, “separándolo” de su cargo, tras una reunión en la residencia del mandatario.
“Don Fernando no fue a la Asamblea porque tuvimos la oportunidad de tratar con él, me parece que la información que él tiene y que podía haber presentado se la estamos pidiendo en menos de 24 horas para que doña Laura Chinchilla la pueda presentar ante la Asamblea”, argumentó Arias.
El domingo Berrocal aseguró que él no había presentado su renuncia y que su salida tampoco obedecía a que el presidente Arias lo hubiera destituido.
A pesar de la insistencia de la prensa por saber el viraje en el discurso presidencial, en el Ejecutivo se han limitado a decir que obedece “a un serio proceso de reflexión y resguardo de los intereses del país” y que “en aras de la transparencia” espera que este tema sea investigado por “las instancias competentes como el Ministerio Público y cualquier iniciativa legislativa”.
Ayer en una conferencia de prensa, Rodrigo Arias reiteró esta posición y anunció que Laura Chinchilla, vicepresidenta de la República y ministra de Justicia, asumirá la cartera de Seguridad de manera “temporal”.
“Se ha especulado mucho de que el Gobierno ha querido evitar que se conozca información, acá no se ha querido ocultar nada”, dijo Arias, quien ayer aseguró que el Gobierno no compartía “las manifestaciones públicas” que había hecho Berrocal y que “no conocía nombres de políticos costarricenses ligados al narcotráfico”.
De igual forma, Arias aseguró que en las próximas semanas se anunciará el sustituto definitivo de Berrocal y descartó las versiones de que pudiese ser el ex ministro de esta misma cartera, Rogelio Ramos.
A pesar de que ya Berrocal fue separado de su cargo, Arias aseguró que le solicitarán que entregue los documentos que iba a presentar ante el Congreso, a fin de ponerlos a disposición de la comisión especial que indagará este caso y ante el Ministerio Público, el cual investiga la proveniencia de los $480 mil de las FARC que se encontraron en una vivienda en Santa Bárbara de Heredia.
Por su parte, la vicepresidenta Laura Chinchilla anunció la conformación de una comisión de alto nivel que viajará a Colombia para que investigue ambos casos con ayuda de las autoridades judiciales del país suramericano. La comisión estará integrada por Chinchilla, el canciller Bruno Stagno y el fiscal general, Francisco Dall'Anese.