Enviar
Inquietud en Brasil ante posibles barreras a los alimentos en Argentina

La posibilidad de que Argentina aplique barreras comerciales a sus importaciones de alimentos fue recibida ayer con inquietud por empresarios brasileños, que hasta llegaron a plantear una posible “suspensión” del comercio con el país vecino.
”Sería un atentado contra las reglas del Mercosur”, declaró a periodistas el presidente de la Asociación Brasileña de la Industria de Alimentos (ABIA), Edmundo Klotz, quien recordó que el sector alimenticio es “el principal generador del superávit en la balanza comercial” de Brasil.
Klotz aseguró que si las barreras se concretan, Brasil deberá reaccionar y “será mucho más caro” para Argentina, un país que consideró que “no es tan importante como muchos piensan”, pero que la industria brasileña desea mantener como cliente.
Una posición incluso más dura adoptó el director de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales de la Confederación de Agricultura y Pecuaria (CNA), Carlos Sperotto, quien llegó a plantear que Brasil “suspenda” el comercio con Argentina hasta que aclare qué tipo de barreras estudia para proteger a sus productores.
La inquietud en Brasil surgió ante una iniciativa del secretario de Comercio Interior argentino, Guillermo Moreno, quien planteó la posible aplicación de barreras comerciales a las importaciones de alimentos que se producen en su país.
Aunque aún no ha sido oficializado, diarios brasileños se hicieron eco ayer de informaciones procedentes de Argentina, según las cuales las medidas entrarían en vigor el próximo 10 de junio y contarían con el respaldo del ministro de Economía argentino, Amado Boudou.
Fuentes oficiales consultadas por Efe dijeron que el Gobierno brasileño no se pronunciará sobre el asunto por el momento, aunque admitieron que existe “inquietud”.
Esa preocupación también fue expresada por la influyente Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), que criticó “la falta de transparencia y los trazos discriminatorios en la forma como la medida se está diseminando” pues, según esta patronal, la iniciativa de Moreno al parecer fue comunicada de manera informal a los importadores argentinos, sin la debida publicación oficial.
”La medida pretendida contraría los permanentes esfuerzos para la construcción de un diálogo positivo en las relaciones bilaterales entre Brasil y Argentina, conforme lo acordado por sus presidentes en el encuentro ocurrido en noviembre del año pasado”, señaló la Fiesp en un comunicado.
El temor de los industriales brasileños es que las medidas que se propone aplicar Argentina impacten directamente en sus exportaciones de maíz, cerdo, aves, tomates y muchos otros productos agropecuarios que también son producidos en el país vecino.
La nueva polémica entre los dos principales socios del Mercosur, bloque que completan Uruguay y Paraguay, ha surgido después de que, el pasado viernes, funcionarios argentinos y brasileños celebraron una nueva ronda de reuniones dirigidas a superar sus problemas comerciales.
En ese último encuentro, realizado en Buenos Aires, se acordó, entre otros asuntos, avanzar en la integración productiva del sector vitivinícola, al que Brasil le aplica desde el año pasado barreras no automáticas para sus importaciones desde Argentina.
La medida fue decidida por las autoridades brasileñas en el marco de su respuesta a medidas similares aplicadas antes por Argentina a la importación de otros productos procedentes de Brasil.

Sao Paolo / EFE
Ver comentarios