Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



BLOG


Innovar o desaparecer: 3 Casos de éxito chino fuera de China (y como lograr dar el salto fuera del país)

El argentico visitó las casas matrices de Huawei, BYD y Hytera, y esto le contaron

Javier Adelfang. [email protected] | Viernes 06 julio, 2018


¡Seguime en Facebook!

 Antes de empezar a leer usted tiene que tener claro que invertir no es gastar. Invertir es pensar en el futuro, gastar es pensar solo en hoy. Si cree que estoy equivocado, lo invito a seguir leyendo.

 En los últimos días tuve la oportunidad de visitar las casas matrices de Huawei, BYD y Hytera, tres empresas que son líderes en sus sectores.

 En las sucesivas charlas quedó algo muy claro: sin innovación no hay supervivencia, y sin inversión no hay futuro.

 La innovación es la clave para mantenerse vigente en el mercado. Basta recordar los casos de Blackberry y Nokia para entender lo que digo.

 La inversión continua en investigación y desarrollo es la que permite sentar las bases para tener buenos productos y poder salir al mercado externo a competir.

 El primer paso

 Saltar hacia lo desconocido siempre es un desafío, y para lograrlo hay que hacerlo con sumo cuidado y paciencia, pero teniendo presente que sin asumir riesgos nada se logra.

 “Aprendimos que abrir nuevos mercados requiere tiempo, paciencia e inversión. En promedio, nos tomó tres años establecer negocios significativos en el extranjero. Pero nosotros sabíamos que teníamos una gran tecnología para satisfacer a los clientes. Sólo necesitábamos tiempo para que los mercados en el extranjero nos conocieran. La inversión temprana dio sus frutos.  Hoy la mitad de nuestros ingresos provienen de mercados extranjeros” me dice Joe Kelly, vicepresidente del departamento de comunicación de Huawei.

 Las palabras del representante de Huawei son contundentes.

 Dentro del sector de vehículos tenemos a BYD, empresa que conocemos en Costa Rica por algunos de sus carros, pero cuyo fuerte son los buses eléctricos, donde poseen el 80% del mercado norteamericano y más del 50% del británico.

 Cuando les pregunto sobre dar el primer paso y la clave del éxito Richard Li, senior Manager de BYD, me responde:

 “Nosotros tenemos un modelo sólido de investigación y desarrollo, al fin y al cabo, quién sea líder en la tecnología, será el líder del mercado. Hoy estamos en 50 países en cinco continentes”.

 Pero, ¿quién es líder? ¿Cómo se llega a eso?

 Quien me contesta es nuevamente Joe Kelly de Huawei.

 “Los líderes no esperan ver los cambios, ellos lo llevan adelante y escuchan con mucha atención lo que el cliente necesita”.

 La palabra “líder” vuelve a relacionarse con innovación e inversión, investigación.

 Jugársela por la inversión

 Y sí, digo “jugársela” porque la realidad latinoamericana no es la de un país como China, donde hay continuo estímulo a la inversión.

 En Costa Rica, como en la mayoría de los países de la región, ni la situación económica ni las políticas gubernamentales impulsan a invertir.

 Sin embargo, si queremos crecer, no nos queda otra. Nuevamente “el que no arriesga no gana”.

 Hytera es uno de los grandes jugadores en el mercado mundial de las telecomunicaciones, sobre todo en lo que a sistemas de radio-transmisión se refiere.

 Sus cifras nos dan la pauta del camino para lograr el éxito.

 “Cada año invertimos 15% de nuestros ingresos en investigación y desarrollo para enriquecer, optimizar y expandir nuestra cartera de productos. Tenemos casi 10 mil empleados, de los cuales el 41% son ingenieros y de los que el 80% tiene un master o un doctorado” me comentó Jean Shen, manager de marca y publicidad de Hytera, de Hytera.

 En Huawei, la cuestión no es distinta.

 “Reinvertimos un mínimo del 10% de nuestros ingresos en investigación y desarrollo. De esta manera no permitimos que sea la economía la que nos dicte nuestra estrategia de inversión, sino nuestros ingresos. Cuanto más crecemos, más invertimos, y cuanto más invertimos, más crecemos, en un círculo virtuoso”, contó el vicepresidente de comunicación de Huawei.

 No se trata entonces de generar ingresos para gastarlos en autos caros, vacaciones, lujos. No, se trata de invertir y no gastar.

 Si queremos crecer como país, como empresarios o como personas la regla es la misma: invertir, capacitarnos, crear e innovar.