Enviar
Tasas de interés atractivas estimulan su llegada
Ingresan capitales “golondrina”
Al momento en que el precio del dólar roce el “piso” de la banda sería un desvelo


Wilmer Murillo

[email protected]

Capitales especulativos o llamados “golondrina” por su entrada y salida rápida del país, habrían ingresado a Costa Rica tentados por atractivas tasas de interés temporales.

Uno de los efectos adversos de este fenómeno es que genera un aumento sobre los precios de los bienes y servicios locales, pues obliga al Banco Central a emitir colones. Luego con su salida abrupta, el vacío que deja ayuda a disparar el tipo de cambio.
Parte de la fuerte caída del dólar se atribuye a su ingreso, pero será en el momento en que el precio de este roce el “piso” de la banda que se convertiría en un desvelo para la mayoría de los costarricenses, dados sus ominosos efectos.
El ajuste a la baja en el tipo de cambio en los últimos meses es el resultado de los capitales especulativos que tratan de ganarse una “platilla” que podría ser bastante, dijeron expertos del sector bursátil y bancario.
“Es hasta 100 veces más lo que se podría ganar en un trimestre un inversionista, en las condiciones actuales, nada mal para correrse el riesgo país; traer dólares, convertirlos a colones e invertirlos en títulos en colones”, confirmó Gerardo Corrales, gerente del BAC San José.
Por un título del Gobierno, Costa Rica paga una tasa nominal del 9% en colones. Si la apreciación de la moneda en el primer trimestre del año ha sido de un 8%, significa que un inversionista se habría ganado los primeros tres meses de intereses al 9%. Es decir un 2,25% trimestral, más un 8% de apreciación, explicó el banquero.
Contra un bono del Tesoro que medido trimestralmente paga el 0,26%, el inversionista recibiría un 0,07%, o sea, ganaría 100 veces más si le apuesta al colón, dijo Corrales.
Otra razón que sugiere el ingreso de capitales de corto plazo son el aumento de la liquidez y la riqueza financiera, incluyendo la primera el circulante (dinero líquido en los bancos) y el cuasidinero (activos menos líquidos, como depósitos), y la segunda los bonos y activos financieros de los agentes económicos.
Ambos aumentaron según el más reciente informe del Banco Central sobre estos agregados monetarios. La liquidez total del sistema financiero muestra, en ese periodo, un crecimiento de casi ¢1 billón, entre marzo del año anterior y marzo de este año, “lo que evidencia un ingreso de capitales golondrina”, dijo Carmen Monge Suñol, analista de INS Valores.
La importancia del tema la exacerba el hecho de que el precio del dólar se está acercando al “piso” de la banda cambiaria. En ese momento, el Banco Central tendrá que defender el precio de la banca comprando el exceso de dólares que se dé y que generan un costo en términos de inflación, precisó la especialista.
“A mí me parece que está llegando capital externo en exceso, producto de las bajas tasas de interés en Estados Unidos que tienden a cero”, dijo Gerardo Porras, gerente del Banco Popular.
“Creo que esas tasas se mantendrán hasta el tercer trimestre por lo que sería de esperar que por esa variable el tipo de cambio no recupere sus niveles anteriores en el corto plazo, señaló.
Ahora bien, la demanda de dinero que se estimula mediante atractivos rendimientos podría estar impulsada por las necesidades de recursos del Ministerio de Hacienda para financiar el déficit fiscal.
En menos de tres meses, por ejemplo, ha colocado bonos por más de ¢400 mil millones, un 60% de la colocación total prevista para el semestre.
El ingreso de capitales golondrina o la falta de información del Banco Central, pueden estar afectando el comportamiento de la moneda, dijo por otra parte Guillermo Quesada, gerente de Bancrédito, quien en todo caso aconseja prudencia.



Ver comentarios