Inflación uruguaya alcanzó techo y se acerca a la banda objetivo
Recientemente el banco compró $300 mil en el mercado de contado, en tanto la moneda caía por debajo de los 29,4 pesos, en lo que constituyó la primera operación de ese tipo desde junio de 2013.
Enviar

Los aumentos de precios han alcanzado un techo y deberían empezar a acercarse al objetivo del Banco Central, dijo Mario Bergara, el presidente de la entidad.
“Vamos a empezar a tener niveles de inflación más bajos”, dijo Bergara, que tiene 51 años, en una entrevista en su oficina en Montevideo. “El mejor aporte que un banco central puede hacer al crecimiento, la producción y el desarrollo es contribuir a la estabilidad financiera y de los precios”, agregó.


La política monetaria restrictiva del banco transmite a los mercados el mensaje de que a las autoridades de Uruguay les preocupa la inflación, dijo. La inflación anual bajó al 10,94% en junio luego de llegar en mayo al nivel más alto en 12 años.
El aumento de los precios de los alimentos producto de las malas condiciones meteorológicas, el debilitamiento de la moneda y la resistencia de la demanda interna hizo que la inflación se mantuviera por encima del objetivo de entre 3% y 7%, agregó Bergara, quién se negó a decir cuándo se inscribirán los precios en esa banda.
“La inflación depende en buena medida de factores que están más allá del control del banco central”, dijo Bergara, que se incorporó a dicha entidad en 2008 luego de desempeñarse como viceministro de Hacienda y regulador del sector de telecomunicaciones.
La política monetaria tiene un impacto limitado en la inflación en una economía en la cual el ingreso familiar financia alrededor del 90% del consumo y el crédito bancario equivale a apenas el 25% del PIB, dijo Bergara.
Crecimiento de la masa monetaria. El Banco usa los objetivos de crecimiento de la masa monetaria como principal herramienta para la instrumentación de políticas luego de discontinuar la tasa de interés de referencia hace tres años. En el comunicado trimestral del 7 de julio el banco redujo su objetivo de masa monetaria a entre el 1% y el 3% en el tercer trimestre a los efectos de desacelerar la inflación.
El fortalecimiento de un 6,9% del peso desde fines de marzo, el segundo aumento de la región después del 9,3%  del real brasileño, sigue a 12 meses de declinación de la moneda, lo que impulsó la inflación en la economía fuertemente dolarizada de Uruguay.
Bergara ratificó la política del banco de intervenir en el mercado cambiario para contrarrestar la volatilidad o las fluctuaciones pero que no coincidan con sus bases fundamentales. El banco ha vendido casi $255 millones este año en los mercados de contado y de futuros a los efectos de frenar un debilitamiento de la moneda en el primer trimestre que llevó el peso a 32,5050 el 1° de marzo, el nivel más alto en muchos años, según datos que recopiló Bloomberg.
El peso “no difiere mucho de sus valores fundamentales”, dijo. “En este momento no observamos una divergencia significativa”
 


Ver comentarios