Logo La República

Domingo, 18 de noviembre de 2018



BLOOMBERG


Inflación china en máximos de 11 años

| Miércoles 12 diciembre, 2007



Inflación china en máximos de 11 años


Hong Kong -- La inflación de China se aceleró al ritmo más veloz en 11 años y el superávit comercial se abultó, lo que pone de relieve la preocupación del Gobierno de que la más dinámica de las grandes economías del mundo corre el riesgo de sobrecalentarse.
Los precios al consumidor subieron 6,9% en noviembre con respecto a un año antes tras haber subido 6,5% en octubre, dijo ayer la oficina de estadísticas. Ese porcentaje fue superior a la mediana del 6,5% estimada por 21 economistas sondeados por Bloomberg News.
El Gobierno ajustó las regulaciones para los préstamos para bienes raíces y ordenó a las empresas estatales pagar dividendos después que el superávit comercial bombeó un récord de $238 mil millones en la economía en los primeros 11 meses del año. El secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, está en Pekín para presionar por la apreciación del yuan, lo que reducirá la brecha comercial y estancará el ingreso de efectivo.
“La liquidez generada por el superávit comercial continuará haciendo que la economía se sobrecaliente en el 2008”, dijo Glenn Maguire, principal economista para Asia en Societe Generale SA de Hong Kong.
El yuan tuvo el mayor avance contra el dólar en un mes. La moneda china, que había subido el 12% desde que se eliminó la tasa de cambio fijo en julio del 2005, se apreció 0,2% a 7,3805 por dólar a las 17:30 horas en el cierre de la bolsa de Shanghai, frente a 7,3952 el lunes a última hora. Tocó 7,3770, el precio más elevado desde que se puso fin al cambio fijo con el dólar.
El banco central controlará estrictamente los préstamos bancarios, subirá este mes las tasas de interés y permitirá un ritmo más dinámico de apreciación de la moneda en el 2008, dijo Liang Hong, economista sénior en Goldman Sachs Group Inc., de Hong Kong. Las autoridades reguladoras chinas publicaron ayer instrucciones a los bancos para endurecer las condiciones para otorgar préstamos para viviendas, dando por motivo las lecciones de las burbujas en el mercado inmobiliario asiático y la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados unidos. Una inflación más alta que el rendimiento de los depósitos bancarios está alentando la especulación, y alimentó una escalada del 9,5% en los precios de las propiedades en 70 ciudades en octubre con respecto a un año antes, el mayor avance desde el 2005.
El Ministerio de Finanzas dijo que las empresas estatales deberán pagar dividendos de hasta el 10% de sus ganancias al Gobierno. Eso podría ayudar a reducir lo que el gabinete chino califica de crecimiento “excesivo” en las inversiones de renta fija, reduciendo el riesgo de sobrecapacidad industrial.
“Ciertamente hay mucho ruido viniendo de Pekín en este momento sobre la limitación al crecimiento del crédito y las medidas de ayer son parte de ello”, dijo Mark Williams, economista de Capital Economics Ltd. de Londres. “Infortunadamente, los intentos de limitar el volumen de préstamos son fáciles de soslayar”.
El superávit comercial trepó 14,7% a $26.300 millones en noviembre con respecto al año anterior, el tercer incremento mensual más elevado, según datos de la oficina de aduanas dados a conocer ayer. El superávit comercial de $15.200 millones con Estados Unidos impulsó el total de 11 meses con ese país a $149.200 millones.
La economía de China, la que más contribuye al crecimiento global, se expandió el 11,5% en los primeros nueve meses del 2007 con respecto a un año antes. El Gobierno ha indicado que cambiará su política monetaria en el 2008 a una de “ajuste” desde la previa de “ajuste moderado”.
La semana pasada el Banco Popular de China ordenó a las instituciones bancarias que establecieran unas reservas equivalentes al 14,5% de sus depósitos, frente al 13,5% anterior. La tasa de préstamos a un año se ubica en el máximo de nueve años, 7,29%, tras cinco incrementos este año.
Zhou Xiaochuan, gobernador del banco central, dijo ayer que la política monetaria será usada para reducir el déficit comercial.
Un yuan más fuerte reducirá los costos de las importaciones y hará subir los precios de las exportaciones. El crecimiento de las exportaciones bajó del 29% en los siete meses hasta julio a entre 22 y 23% en cada uno de los últimos cuatro meses, tras reducirse los incentivos fiscales.