Enviar
Alza en los precios de la Canasta Básica de julio alcanzó cifra récord
Inflación es la más alta en diez años

• A cinco meses de que concluya el año, la variación interanual ya alcanzó un 14,7%
• Subida de intereses traería nuevas complicaciones económicas


Wilmer Murillo
[email protected]

La inflación sigue disparada, mostrando a julio una variación del 2,14%, la más elevada para el mes en los últimos diez años.
Hace diez años, en julio de 1998, se reportó una variación del 2,02%; desde entonces no se presentaban datos que superaran el 2% en un mes.
Entretanto, la variación interanual también batió todos los récords de la última década. Fue del 14,17%, señaló ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Inec).
Pero la variación acumulada (enero a julio), no se quedó atrás al alcanzar el mayor nivel desde 2003 (8,83%).
La inflación es medida por el índice de precios al consumidor (IPC) con base en una canasta de consumo compuesta por 292 bienes y servicios, de los cuales el 75% aumentó de precio en julio respecto al mes anterior, el 17% presentó una disminución y el restante 8% permaneció sin variación.
La inflación fue impulsada por aumentos en la gasolina y adquisición de autos.
A pesar de que la inflación interanual ya sobrepasó el 14%, en la revisión de medio año de su programa macroeconómico el Banco Central apuesta a cerrar 2008 con esa tasa.
Por otro lado, el Central responsabiliza de la inflación a un fenómeno mundial provocado por el petróleo y los alimentos.
Pero aunque el petróleo sigue afectando el indicador, no es la variable o motivo principal del comportamiento de los precios. Para algunos economistas la política monetaria seguida por el Central también tiene su cuota de responsabilidad.
Por ejemplo, la demanda interna, impulsada por el crecimiento de un 16% de la economía entre 2006 y 2007, también puso presión meses atrás sobre el nivel de precios.
No toda la inflación que aflige a los consumidores se debe a los altos precios del petróleo. La devaluación del colón también presiona al alza el indicador.
Ante el mayor costo de las importaciones de bienes en dólares y la incertidumbre, algunos empresarios admiten que la subida del tipo de cambio ha tocado los precios de sus mercancías.
El reciente incremento en el tipo de cambio, además, se trasladará a los precios internos a través de los productos importados. Ambos son factores inflacionarios de los cuales se culpa al Banco Central.
“Para mí, la política del Banco Central no solo ha sido un fracaso; creo que la inflación este año será del 17% y la tasa básica alcanzará el 12%”, dijo William Porras, analista financiero.
El Banco Central cree también que ahora tiene más espacio para aplicar su política monetaria, gracias a menores pérdidas, el tipo de cambio pegado al límite superior de la banda (techo). Pero ello significa subir más las tasas de interés, para frenar la inflación.
Un aumento en las tasas de interés, sin embargo, castigaría a los deudores de créditos, pues tendrían que pagar más en sus cuotas.
El aumento en los tipos de interés es también una invitación para que regresen capitales especulativos.
“Ese es un choque externo que el Central no está preparado para manejar”, expresó Juan Muñoz, gerente de Riesgo de Cammb.
“Aunque es una opción que descarto, la inflación podría ser contrarrestada a base de pegarle un frenazo a la economía”, dijo Félix Delgado, economista de Consejeros Económicos y Financieros (Cefsa).
Las consecuencias previstas por los analistas son nuevas complicaciones que podrían terminar afectando las carteras crediticias de los bancos, por un aumento en la morosidad, y el ingreso nuevamente de capitales golondrina que volverían a presionar a la baja el tipo de cambio.
  
 

Ver comentarios