Enviar
Inflación en América Latina alcanzó un 8,9%

Santiago de Chile
EFE

La inflación en América Latina alcanzó un 8,9% en junio de 2008 en comparación con el mismo mes del año anterior, mientras que los precios de los alimentos se incrementaron un 15,7% en el mismo período, informó la Comisión para América Latina y el Caribe (CEPAL).
Según el “Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2007-2008” elaborado por ese organismo, la inflación en la región fue del 6,5% en 2007, en tanto que el aumento en los precios de los alimentos alcanzó ese año un 10,7%.
El informe señala que, tras los continuos descensos desde 2002, el incremento en el índice de precios al consumo de junio afecta a casi todos los países, con variaciones que fluctúan entre el aumento interanual del 5% registrado en México hasta el 32% de Venezuela.
Entre los países con mayor inflación se encuentran además Nicaragua (23%), Bolivia (17%), Guatemala (14%), Paraguay (13%), Costa Rica (13%), República Dominicana (12%), Honduras (12%), Ecuador (1
0%) y Panamá (10%).
La inflación interanual en el mes de junio se situó por debajo de ese nivel en Chile (9%), Argentina (9%), El Salvador (9%), Uruguay (8%), Colombia (7%), Brasil (6%), Perú (6%) y México (5%).
El organismo de las Naciones Unidas subrayó que el aumento de los precios a nivel global, empujado por el alza en los combustibles y en los alimentos, ha tenido un mayor impacto en las naciones emergentes que en los países desarrollados.
La CEPAL alertó de que la inflación “afecta en forma desproporcionada a la población de menores ingresos” al tiempo que genera incertidumbre y puede llevar a adoptar políticas antiinflacionarias que deterioran el crecimiento y el empleo.
Para paliar el efecto del alza de precios, el organismo regional propuso generar un espacio fiscal que asegure la financiación de los programas que se orientan a la reducción de la pobreza, a la formación de capital humano y a la dotación de infraestructuras.
Señaló, además, que varios países de la región han adoptado políticas monetarias y fiscales restrictivas, éstas últimas a través de la contracción del gasto, de la imposición de impuestos sobre ciertos bienes y de subsidios u otros mecanismos para compensar las alzas en los precios externos.
Para la CEPAL, la lucha contra la inflación requiere de la armonización de las políticas fiscales y monetarias, ya que el recurrir únicamente a aumentar la tasa de interés puede tener efectos negativos sobre la inversión y el crecimiento.
Asimismo, explicó que, en un contexto de flotación libre del tipo de cambio y de libertad del flujo de capitales, el incremento de las tasas de interés y la consiguiente apreciación de la moneda puede perjudicar la competitividad de los sectores exportadores.
Ver comentarios