Enviar
Teclados, procesadores, impresoras y cualquier pieza de equipo se incluirán dentro del plan de manejo residual
Industriales evitarán que residuos electrónicos vayan a la basura

• Programa recibirá asesoría de la Cooperación Alemana, para incubar microempresas

Ernesto José Villalobos
[email protected]

Las 189 toneladas de residuos electrónicos que diariamente alimentan los rellenos sanitarios, dejarán de tener ese destino a partir de la puesta en práctica de un programa de manejo de residuos electrónicos.
Esta iniciativa busca no solo reutilizar mucho de lo que hasta ahora se desecha, sino formar microempresas alrededor del rescate de estos materiales.
Para lograr un compromiso mayor en este proceso, varias empresas se han reunido alrededor del proyecto y además se han comprometido con el redireccionamiento de lo que otrora se manejó como “basura electrónica”.
El plan es encabezado por la Asociación para la Gestión de Equipos Electrónicos y tiene como principales socios a la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR), al Instituto Tecnológico y a la Asociación Centroamerica
na para la Economía, la Salud y el Ambiente (ACEPESA).
“Algunos de los principales distribuidores de este tipo de equipos en el país, ya se sumaron a la idea; hablamos de las empresas Ricoh, Sasso, Dayton y Epson, que remitirán a los centros de acopio aquellos materiales que antes enviaban a los rellenos”, explicó Luisa Díaz, asesora de la CICR y gestora del programa.
Entre 20 millones y 50 millones de toneladas de residuos electrónicos se generan cada año en el mundo, lo que representa cerca del 5% de los residuos urbanos.
Costa Rica, por su parte, genera diariamente 3.780 toneladas anuales de residuos sólidos domiciliarios.
Pero el proyecto no se
quedará en variar el uso de los residuos electrónicos.
En forma paralela, se buscará la creación de microempresas que se dediquen a reprocesar los materiales útiles que albergan esos equipos.
“Dentro de lo que se conoce como basura, los costarricenses tiramos a los rellenos una buena cantidad de partes que son reutilizables, metales que podrían ser reprocesados y otros elementos que con el debido direccionamiento pueden convertirse en materias primas industriales”, agregó Díaz.
A países como India, arriban cientos de miles de toneladas de este tipo de desechos para ser convertidos en láminas plásticas o cristales, que funcionan como insumos en fábricas de todo el mundo.
Otro componente de la iniciativa de reciclaje es colaborar con el desarrollo de más empresas en el país.
“La Cooperación Alemana, a través de su programa CYMA (preocupado por la competitividad y el medio ambiente), apoyará la gestión de microempresas que se dediquen a actividades como la microminería, que es la extracción de metales muy valiosos de estos equipos”, señaló Díaz.
En países como Estados Unidos, Chile y Canadá se llevan a cabo procesos similares que han arrojado productividades muy altas, a partir del rescate de los desechos industriales.
Entre 1996 y 2007 los costarricenses produjeron más de 17.200 toneladas de residuos sólidos, de los cuales 864 toneladas correspondieron a equipos electrónicos en desuso.
Ver comentarios