Enviar
Indicadores de fondos de inversión
Escogencia de activos financieros


En nuestro último comentario nos enfocamos en el proceso que determina la construcción de una cartera de inversiones. Esto involucra una serie de pasos previos con la finalidad de efectuar una asignación de activos que preserve el equilibrio rentabilidad-riesgo. Para ello nos detuvimos en la construcción de una cartera “top-down” (arriba-abajo), que inicia con la asignación inteligente de los activos.

A modo de ejemplo, utilizamos el caso de una persona que tenga todo su dinero en una cuenta bancaria, y debe decidir primero qué porcentaje de sus recursos invertirá en acciones, bonos, bienes inmuebles y así sucesivamente, con lo que estará definiendo las características de la cartera.

Esta fase inicial es la piedra angular para determinar el riesgo y los beneficios de su cartera. Un inversor “top-down” tiene, como primer paso, lo anterior antes de decidir sobre los valores específicos y las características de cada clase de activos. El análisis de los valores implica un estudio detallado de los activos financieros a incluir en la cartera. Así, el inversionista puede preguntarse qué resulta más atractivo en cuanto a valores del sector público o privado tanto nacionales como internacionales.

Por otra parte, la gestión de una cartera “botton-up” (de abajo-arriba), tiene como principio el precio de los valores, dejando a un lado los activos resultantes. Este sistema busca enfocarse en el comportamiento de los diversos sectores de la economía. Un ejemplo de este tipo es cargar la cartera con valores de un sector con un fuerte crecimiento pero, también, con una incertidumbre mayor. Sin embargo, a pesar de lo ello, una estrategia “botton-up” se enfoca en activos que parecen ofrecer oportunidades de inversión más atractivas. Esto es especialmente importante en entornos turbulentos como los actuales, donde los fondos de inversión se inclinan por la seguridad futura de los valores, como los procedentes de la industria médica, los alimentos y los metales preciosos.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]
Ver comentarios