Enviar

Indicadores de fondos de inversión

Estructura de mercado

En las últimas tres columnas sobre los indicadores técnicos para evaluar el comportamiento de los valores en el mercado bursátil, especialmente en lo que respecta al accionario, hemos hecho referencia a los indicadores de confianza y flujo de fondos. En esta oportunidad nos detendremos en lo correspondiente al indicador de estructura de mercado.

Es importante aclarar, antes de continuar con el tema, que el estudio de esta materia no debe ser ajeno al inversionista; esto, pese de que nuestro objetivo primario son los fondos de inversión, negocio que, sin duda, conoce a profundidad las sociedades administradoras ligadas con los principales intermediarios financieros.

Tal aclaración viene al caso por la sencilla razón de que las carteras de los fondos se conforman bajo el principio de una diversificación que toma en cuenta una relación aceptable de riesgo-rendimiento. Dentro de dicha diversificación, las acciones de las empresas, dependiendo de sus tendencias y del ciclo de precios, tendrán una mayor o menor participación porcentual. Esto es una cuestión que debe formar parte de la cultura general del inversionista.

Regresando a los indicadores sobre la estructura de mercado, aspecto central de la presente columna, tenemos, como punto de partida, el concepto de media móvil que hace referencia al nivel medio del índice accionario, a partir de un intervalo de tiempo determinado. Un ejemplo de este indicador lo podemos encontrar en una media móvil de 52 semanas. Este indicador cada semana se recalcula con la información más reciente, dejando a un lado las observaciones más antiguas. Una gráfica de la media móvil facilita la lectura del comportamiento del precio de los valores, ayudando a la toma de decisiones sobre la venta o compra de activos financieros.

Otro concepto importante dentro de los indicadores de estructura de mercado es la amplitud del mismo, ya que refleja el movimiento general de un índice de mercado en relación con el comportamiento de los precios de las acciones. De esta manera, si el precio de los valores denota un crecimiento superior a las caídas, se tiende a considerar que el mercado exhibe una mayor fortaleza. El comportamiento contrario lleva a conclusiones contrarias.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]


Ver comentarios