Enviar
Indicadores de fondos de inversión

La inevitable economía global

Hoy más que nunca, frente a la recesión económica en Estados Unidos, ha quedado demostrada la fuerte interdependencia de la economía internacional. Lejos de la declaratoria oficial de las autoridades norteamericanas sobre el ciclo recesivo que atraviesa la economía de ese país, la pregunta de fondo es cuál será el impacto real de la crisis estadounidense en el conjunto de la economía planetaria. Es este sentido, debemos recordar, una vez más, que la estrategia y operaciones de las empresas están determinadas por el entorno.

Y con ello aterrizamos en la razón de ser de este espacio: el comportamiento presente y futuro de los fondos de inversión. Así, a la fecha, lo que se observa en los principales mercados de valores, es una fuerte incertidumbre con relación a los sectores de la economía real más estables en medio de la recesión. De hecho, la construcción de las carteras de inversión para los fondos, especialmente de mediano y largo plazo (renta y crecimiento), está en función de las fluctuaciones diarias y de lo seguro que pueden ser algunas materias primas y metales preciosos.

Teniendo siempre presente la economía real como punto para la generación de la riqueza, resulta trascendental un análisis descendente sobre las perspectivas de una empresa a partir de la economía global. Este nivel puede afectar las exportaciones, la competencia a nivel de precios y los posibles beneficios que proyectan sus inversiones en el extranjero.

Por otra parte, las economías de la mayoría de los países están vinculadas a nivel macroeconómico, provocando variaciones, en cualquier momento, en el comportamiento económico de los distintos países. Del mismo modo, existen variaciones considerables en la rentabilidad de los mercados de valores y esta ha sido la tónica para el inversionista.

Además, el entorno global presenta riesgos políticos que están en función de la ubicación de las inversiones y de la procedencia de los valores. Estos riesgos se reflejan en la rentabilidad de los activos financieros que componen la cartera de los fondos de inversión. Por lo que no debe extrañar al inversionista las fluctuaciones en la rentabilidad de los fondos en que participan.

Juan Carlos Pérez Herra
[email protected]
Ver comentarios