India procura acercarse a Pakistán tras gane de oposición
Nawaz Sharif ganó los comicios del sábado en Pakistán, ahora espera una mejor relación con su vecino indio Manmohan Singh. AFP/La República
Enviar

India procura acercarse a Pakistán tras gane de oposición

El primer ministro indio, Manmohan Singh, felicitó ayer al ex primer ministro paquistaní Nawaz Sharif por el triunfo de su partido en los comicios del sábado en Pakistán y abogó por abrir "un nuevo cauce en la relación" bilateral.
Singh invitó al líder de la conservadora Liga Musulmana-N (PML-N) a "visitar la India en una fecha de conveniencia mutua" y expresó su satisfacción por que "el pueblo y los partidos paquistaníes se hayan enfrentado a las amenazas de la violencia, acudiendo a votar en masa".
El jefe del Gobierno indio hizo estas declaraciones a través de una serie de mensajes difundidos por su cuenta de la red social Twitter.
También felicitó a Sharif Omar Abdulá, jefe del Ejecutivo de la parte administrada por la India de la región norteña de Cachemira que ambos países se disputan desde su independencia del Imperio Británico, en 1947.
"Felicitaciones a Nawaz Sharif. Espero que sea ahora capaz de reavivar su compromiso de reiniciar el proceso de paz interrumpido en 1999", dijo en Twitter Omar Abdulá.
La Liga Musulmana-N ha conseguido una victoria aplastante en los comicios legislativos, en los que según recuentos no oficiales aún ha obtenido más de un centenar de los 272 escaños en juego, algo que le podrá permitir gobernar cómodamente.
Por su parte, el Partido Popular de Pakistán (PPP), de la dinastía Bhutto, que encabezó el gobierno durante la última legislatura, ha perdido mucho apoyo y podría incluso no lograr ser la principal fuerza opositora.
Dos veces primer ministro de Pakistán, Sharif fue derrocado en 1999 en un golpe de Estado por el entonces jefe del Ejército, el expresidente Pervez Musharraf, a quien había destituido por divergencias en torno a una ofensiva militar paquistaní en Cachemira.
Sharif, que fue enviado a un largo exilio durante el régimen de Musharraf, ha defendido que nunca autorizó la incursión de las tropas de su país en Kargil, un hecho que desató un conflicto de pequeña escala entre la India y Pakistán.
Ambos países, las únicas potencias nucleares del sur de Asia, han mantenido una enconada rivalidad desde la partición del subcontinente que les ha llevado a librar tres guerras -aparte del conflicto de Kargil- en seis décadas y media.
El último gran motivo de confrontación fue un atentado múltiple lanzado por un grupo terrorista paquistaní a finales de 2008 en la ciudad india de Bombay y que causó 166 muertos.
Nueva Delhi suspendió tras ese ataque el proceso de diálogo con Islamabad, aunque las partes retomaron las conversaciones oficiales en 2011.
El Ejército, con un ideario profundamente antiindio, es la institución más poderosa de Pakistán, que ha estado gobernado la mitad de su historia por regímenes militares, lo que según muchos analistas dificulta la consecución de unas relaciones estables y fluidas con la India.


Nueva Delhi/EFE


Ver comentarios