Logo La República

Miércoles, 21 de noviembre de 2018



NACIONALES


Incremento en seguros es sólido, aunque no se perciben como inversión

Fabio Parreaguirre [email protected] | Miércoles 11 abril, 2018



Aun cuando el mercado de seguros crece de forma sólida en los últimos cuatro años, el reto principal para las empresas aseguradoras y reguladores sigue siendo la inclusión de este producto a un mayor número de costarricenses.

La importancia del manejo del riesgo y del seguro como un instrumento de desarrollo económico y generador de prosperidad en el país es un asunto pendiente entre la población.

Los costarricenses no perciben este instrumento financiero como una inversión, incluso la mayoría lo sigue viendo como un gasto innecesario algo que debe cambiar con una mayor estructura de educación financiera al respecto, indican las aseguradoras y la Superintendencia de Pensiones.

Aun así, las estadísticas son favorables, los productos de seguros ofrecidos por las empresas crecieron cerca de un 50%, mientras que las primas pagadas por los asegurados incrementaron en un 84% en cuatro años.

Algo que debe tomarse en cuenta para hacer crecer más este sector es que las necesidades en casos de emergencias son cada vez mayores en el país, la posibilidad de fuertes terremotos, huracanes como Hugo o la tormenta Nate, o situaciones personales de salud, patrimoniales o incluso de trabajo se podrían mitigar de existir mayor inclusión en el seguro.

Después de casi una década de haberse promulgado la Ley de Apertura del Mercado de Seguros y haberse logrado un modelo operacional y de supervisión sólido y efectivo, corresponde ahora la preparación para enfrentar los nuevos retos de la sociedad.

Si la sociedad entendiera que este modelo ayuda a recuperar gran parte o la totalidad de lo perdido en un accidente, podría significar incluso un ahorro al momento de reconstrucción de daños producidos por un inconveniente.

Si se toma el monto de las primas totales de Costa Rica en relación con el PIB, éstas no alcanzan ni un 3%, lo cual sigue siendo muy bajo y muestra que hay mucho que hacer.

En países más desarrollados, esté porcentaje es superior al 5% y puede alcanzar hasta los dos dígitos en las sociedades con mayor conciencia y desarrollo económico.

De esto y otras acciones se conversará en el XXVII Congreso Panamericano de Productores de Seguros COPAPROSE, que se llevará a cabo en nuestro país desde el 18 al 20 de abril, en el que se desarrollará la evolución del seguro, los retos y las oportunidades.

Incluso LA REPÚBLICA estará realizando una publicación especial al respecto el próximo 19 de noviembre.


Retos y acciones pendientes

Hay varios retos que los agentes del mercado de seguros ven para dinamizar aun más este sector.

Tomás Soley
Superintendente
Seguros

El principal reto es la ampliación e inclusión (algo que se comparte en todo el mercado financiero), con esto la educación financiera juega un papel importante, la previsión que tiene el seguro, parte del ahorro que los individuos deben considerar en su proyecto de vida, para sortear varios riesgos que solos individualmente no se podrían enfrentar.
Otro reto es que con la coyuntura fiscal y económica un poco más difícil el mercado tendrá siempre el reto de mantener el ritmo de crecimiento que ha traído los últimos diez años.
Este es un sector que ha crecido más allá de la inflación y del crecimiento del Producto Interno Bruto, esto no deja de ser interesante que esta senda se mantenga y que permita que las compañías sigan consolidando su posición, así como su nivel de equilibrio, que sea más competido y con mayores ofertas, todo en favor del consumidor.

Marvin Umaña
Corredora de Seguros
Asprose

Los  principal retos que enfrenta  el mercado de los seguros son la disrupción digital,  la revolución tecnológica está generando nuevos competidores, cambios en los canales de distribución, una revolución en los hábitos de consumo, la transformación de las tecnologías y novedades regulatorias que vayan de la mano con esta disrupción tecnológica,   la velocidad del cambio tecnológico, requiere que todos los actores del mercado:  aseguradoras,  reaseguradores,  supervisores,  intermediarios y proveedores auxiliares,  se sumen a  fuertes esfuerzos de innovación.
Los principales nichos de crecimiento se esperan en seguros de personas y micro seguros, donde se puede adaptar más fácilmente estos cambios tecnológicos.
Otro sector que se ha mantenido muy al descubierto en Costa Rica es el aseguramiento de la infraestructura del país, entre las que se pueden citar, carreteras, puentes, muelles, túneles, etc., que son los que se ven más afectados en caso de catástrofes y que requieren un gran esfuerzo presupuestario para repararlos o reponerlos.

Laura Castillo
Jefe Dirección de Mercadeo y Ventas
INS

El principal reto de la industria aseguradora, es adaptarse al ritmo de la evolución de la tecnología y satisfacer las necesidades y preferencias de los consumidores con  soluciones rápidas y eficientes. Las empresas deben entender las necesidades de los individuos, no solo para anticiparse a sus demandas, sino para aprovechar las oportunidades comerciales.
Costa Rica, tiene una gran oportunidad de crecimiento en temas de seguros,  principalmente en el segmento de personas y empresas pequeñas.  A  diferencia de otros países tales como Estados Unidos y Europa Occidental donde la cultura de previsión de riesgos mueve a los ciudadanos a asegurarse, nuestro  mercado aún no ha llegado a su maduración y tiene un enorme potencial de desarrollo.
Entre los principales, oportunidades de aseguramiento se visualiza que lo seguros inclusivos o microseguros al brindar oportunidades de protección a la base de la pirámide, representa no solo una responsabilidad social, sino un potencial de aseguramiento, con seguros de bajo costo con coberturas adecuadas a la necesidad. 

Giancarlo Caamaño
Presidente/Gerente
Asociación de Aseguradoras Privadas / ASSA

En el sector seguros hemos avanzado mucho en los últimos años en beneficio de los consumidores, empresas y personas; sin embargo, todavía tenemos retos y uno de ellos es consolidar una cultura de seguros en el país.
Para ello debemos concientizar y educar a las personas sobre la importancia de contar con un seguro para proteger nuestros bienes y  patrimonios, y así, tener la tranquilidad que ante un siniestro, una póliza de seguros nos cubrirá económicamente.  
Un seguro evita que se dé una movilización socioeconómica hacia la baja ante un siniestro.
Otro reto tiene que ver con la operatividad de las empresas que estamos en el mercado y es el adaptarse a la evolución de la regulación.
En Costa Rica tenemos una normativa regulatoria de avanzada, que vemos con buenos ojos, no obstante, representa un desafío para un mercado que es todavía joven.
Recordemos que la apertura se impulsa hace diez años pero es hasta en el 2011 cuando las primeras aseguradoras privadas tuvieron su primer año completo de operaciones, iniciando así la dinámica de competencia que se ha enriquecido con la participación de varias compañías y con una oferta diferenciada.

Douglas Castro
Vicepresidente
Oceánica

Es necesario educar a la población en una cultura de seguros y prevención, donde el seguro se vea como una herramienta de estabilidad financiera y personal, más allá de un trámite.
El asegurado necesita entender que un seguro le dará capacidad de reacción y de restablecerse en caso de un evento negativo.