Enviar
Incertidumbre global impulsa mercados de coberturas
• Países emergentes reconocen necesidad de protegerse de volatilidad de precios

A pesar de que algunos economistas culpan a los derivados de detonar y acelerar la crisis financiera más reciente, la actual incertidumbre internacional sobre precios de materias primas, divisas, acciones y otros activos impulsa los mercados de coberturas en el mundo.
Lo anterior debido a que las empresas podrían encontrar dificultadas para planear sus flujos de caja sin tener certeza de los precios a los que pagarán en el futuro los bienes que se consumen en dólares como el petróleo y algunos alimentos.
Un derivado es un producto financiero cuyo valor se basa en el precio de otro activo que puede ser no financiero como metales, alimentos o petróleo, o financiero, como divisas, acciones, tasas de interés entre otros que se liquida en una fecha futura.
Las coberturas cambiarias son derivados donde una entidad financiera pacta con su cliente un precio a futuro sobre una divisa. Lo anterior no se hace con el fin de ganar dinero especulando al alza o la baja de la moneda (pero es una situación que se puede dar), sino con la finalidad de que el cliente pueda hacer sus planeamientos basados en un valor ya conocido.
En Latinoamérica, los mercados de futuros (ese tipo de derivados) están dominados por Brasil, país que ha sido mucho más consciente del riesgo que se corre al no estar protegido con este tipo de “seguros” como las coberturas cambiarias.
“Brasil aglomera cerca del 96% de las operaciones de futuros del área, seguido por México con alrededor del 4%, Argentina con un 2% y Colombia”, dijo Mark Yale, director de estructuración de productos derivados para HSBC Latinoamérica.
A pesar de que las coberturas tienen cerca de 20 años de desarrollo en el mundo, pocas empresas del área centroamericana han empezado a buscarlas.
“El conocimiento es el principal reto para que se pueda profundizar más en la comercialización de este tipo de instrumentos”, añadió Yale, quien visitó Costa Rica precisamente para explicar cómo funcionan algunos de estos instrumentos.
Durante la presentación, donde también participaron otros ponentes se recalcó que para adquirir una cobertura la empresa puede hacerse preguntas como las siguientes: ¿Cuál es la exposición cambiaria de mi negocio? ¿Cuánto me afecta la variación del tipo de cambio?
Además reconocer realidades como que las tasas de interés no estarán perpetuamente bajas y cómo reaccionarán las cuentas de las empresas cuando estas empiecen a subir.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios