Enviar

Se deben estudiar los salarios de los médicos de modo que se moderen los excesos. Costa Rica necesita poner fin a pagas inaceptables en cualquier dependencia del sector público


Incentivos a médicos y otros excesos

Quizás la mayoría de los 5 mil médicos que tiene el Seguro Social no sean millonarios, pero el hecho de que haya un grupo que sí se lleva una buena tajada del pastel, sumado a la difícil situación de las finanzas de la Caja hizo necesario estudiar la situación del salario de los galenos de modo que se moderen ahí donde haya abusos.
Aunque la crisis de la Caja no se debe solo a estos salarios, dentro de la gama de problemas generados por la mala administración que ha sufrido la institución desde hace décadas, está el hecho de que los médicos reciben mayores beneficios y aumentos salariales que el resto de los empleados públicos, por acuerdos aceptados y firmados en su momento por quienes dirigían la Caja.
Hoy se inicia en la Asamblea Legislativa la batalla para eliminar una serie de incentivos que reciben únicamente los médicos y no, por ejemplo, otros trabajadores dedicados también a velar por la vida de las personas como es el caso de los cruzrojistas, enfermeros, policías o bomberos.
Incluso, los beneficios especiales que hace años se aprobaron para los galenos son tales que ante cualquier aumento a otros trabajadores públicos los médicos automáticamente se benefician también del mismo.
Debido al exagerado privilegio, hoy hasta los dirigentes sindicales están de acuerdo con que se modifique esa situación mediante una ley, aunque los galenos defienden firmemente lo que ellos consideran sus derechos.
A finales de 2011, LA REPÚBLICA hizo público un estudio que se refiere a los 100 salarios más altos de la Caja. Según el documento, esos sueldos se ubican entre ¢7 millones y ¢10 millones, y los mejor pagados son algunos médicos asistentes especialistas y los jefes, dice una nota de este medio hoy.
Costa Rica necesita poner fin a este tipo de situaciones. No solo en la Caja se presentan salarios inaceptables para un país como el nuestro. Otros jerarcas en el gobierno y en instituciones estatales obtienen salarios que Costa Rica no se puede dar el lujo de sostener.
Esto, la mala administración, los actos de corrupción que meten mano en los dineros públicos, las enormes planillas engordadas a base de nombramientos para mantener clientelismo político y unas instituciones débiles porque no se quiso nunca convertirlas en eficientes capacitando y actualizando a su personal a tiempo, son parte de la seria crisis que enfrenta el país y que no ha habido voluntad política para solucionar en los gobiernos de turno.

 

Ver comentarios