Enviar
Carter y Torrijos presidieron inicio de obras
Inaugurada ampliación del Canal

Proyecto está presupuestado en $5.250 millones

Panamá
EFE

Una torrencial tormenta siguió ayer a la explosión con la que se iniciaron las obras de ampliación del Canal de Panamá, que no hubieran sido posibles durante la gestión de Estados Unidos, según dijo Jimmy Carter, suscriptor de los tratados que entregaron el control de la vía interoceánica a este país.
El ex presidente de Estados Unidos (1977-81), orador invitado en la ceremonia, que coincide con el 30 aniversario de la firma de los tratados, el 7 de septiembre de 1977, en la sede de la OEA, en Washington, aseguró que “el Canal se ha operado mejor desde que fue devuelto a los panameños”.
“Estoy orgulloso y muy satisfecho de la eficacia con que los panameños administran el Canal”, declaró Carter ante unos 30 mil asistentes y los presidentes de Colombia, Álvaro Uribe; Nicaragua, Daniel Ortega; Honduras, Manuel Zelaya, y El Salvador, Elías Antonio Saca.
En Cerro Paraíso, a orillas del Canal, donde se inició con una gran detonación la demolición que dará paso a una vía acuática más grande y moderna, Carter insistió en que las obras no hubieran sido posibles bajo la administración estadounidense de la vía.
Estados Unidos, que construyó y gobernó el canal hasta 2000, cedió la soberanía a Panamá ese año, gracias a los tratados firmados por Carter y el entonces jefe de gobierno panameño, general Omar Torrijos.
“Esa fue la gestión más importante y difícil de mi presidencia, pero la más gratificante”, señaló Carter, Premio Nobel de la Paz en 2002.
En su discurso, recordó la labor y tesón de Omar Torrijos, a quien llamó el “verdadero artífice” de los tratados sobre el Canal y representante de “un pueblo orgulloso”.
Martín Torrijos, presidente de Panamá e hijo del general que suscribió con Carter los mencionados tratados y que falleció en un accidente aéreo en 1982, recordó emocionado a su padre.
Destacó además la “extraordinaria valentía personal” de Carter en su contribución para acabar “con una injusticia histórica”, en referencia a la concesión a perpetuidad a Estados Unidos de la vía acuática y la zona aledaña necesaria para su seguridad.
Torrijos presionó el dispositivo que activó la detonación de 15 mil kilos de explosivos que iniciaron las obras de demolición del Cerro Paraíso, entre las esclusas de Pedro Miguel y el Lago Gatún, en la vertiente del Pacífico del Canal.
Esta fase de la obra, adjudicada a la empresa panameña CUSA por $41 millones, está financiada con los fondos de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).
Otros dos proyectos aún sin licitar completarán la excavación del promontorio, que será reducido de 136 metros a 46 metros de altura, para controlar derrumbes y deslizamientos en el cauce del Canal.
También pronunció un discurso el administrador de la vía, Alberto Alemán, que describió el proyecto de ampliación, presupuestado en $5.250 millones.
El trabajo de mayor envergadura, la construcción del nuevo juego de esclusas, con bañeras anexas para recuperar el agua dulce con la que se transportan los barcos, calculado en cerca de 3 mil millones, ya salió a licitación y se espera que sea otorgado antes de un año.
Las obras, aseguró Alemán, no pondrán en riesgo la eficaz y continua operación del Canal, abierto al tránsito 24 horas, siete días a la semana.
La fase de excavación que se inició ayer removerá 7,4 millones de metros cúbicos que se utilizaran en otros proyectos de las obras de ampliación, que no se completarán hasta 2014 y tienen como objetivo duplicar el tráfico por el Canal, con el tránsito de barcos más grandes.
A los actos también asistieron el ministro de la presidencia de Costa Rica, Rodrigo Arias, hermano del presidente de se país, que se ausentó por baja médica, y el presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.
Desde que Panamá administra el Canal, los ingresos que ha aportado anualmente al Estado se calculan en 2.277 millones de dólares, 21% más que los 1.877 que se entregaban al país durante los 85 años de administración estadounidense.
Por el Canal de Panamá transita el cinco% del comercio mundial y representa para el país una tercera parte de los 12 mil millones de dólares de su Producto Interior Bruto.
Para finalizar la ceremonia, ya bajo el aguacero, 40 mil globos con los colores de la bandera panameña, rojo, azul y blanco, fueron liberados al aire.



Ver comentarios