Logo La República

Martes, 29 de septiembre de 2020



NACIONALES


¿Impuestos secretos?No realmente

Fabio Parreaguirre [email protected] | Jueves 27 diciembre, 2012



Precio de gasolina, así como marchamo son normales

¿Impuestos secretos?No realmente

Incremento en costo del agua tampoco financia déficit del Gobierno

Cuando el precio de un litro de combustible quedó alto en las bombas nacionales hace un par de meses, mientras el costo de un barril de petróleo bajaba en los mercados mundiales, alguna gente decía que se trató de un impuesto oculto.
El marchamo fue denunciado también, por una razón parecida a la de la gasolina.

Sin embargo, ni el caso del combustible ni el del marchamo, parecen ser un intento de parte del Gobierno de aprovechar un alza en los precios como impuesto clandestino, según un análisis de LA REPUBLICA.
Por su parte, el precio del agua ha incrementado, en este caso de forma más significativa que el del combustible.
Por otro lado, es difícil creer que los montos adicionales pagados por el agua este año, sean una forma seria del Gobierno en afán por llenar sus arcas.
No hay duda que el sector público está desesperado para reducir la gran brecha entre lo que gasta y lo que ingresa.
Sin embargo, en lo que a los precios de los combustibles se refiere, esos han seguido de forma bastante precisa las tendencias del costo de petróleo West Texas Intermediate (WTI), utilizado como referencia mundial.
El precio en Costa Rica de un litro de gasolina regular en este mes es equivalente a $1,27, y tiende a la baja después de dos reducciones mensuales consecutivas.
Esta tendencia decreciente, sigue la del WTI hacia abajo, que durante los últimos siete meses se ha mantenido en un promedio de $90, mismo nivel en el cual estaba a principios de 2011.
Mientras tanto, el precio local por litro, ajustado por inflación, es también el mismo que en ese lapso, así que no ha habido ningún cobro adicional.
En cuanto al marchamo, el costo de este año de hecho es casi el mismo que el del anterior.
Se trata de ¢145.100, para un vehículo de valor actual de $20 mil, mientras el costo de hace 12 meses fue de ¢144.700.
Por cierto, el carro valía más hace un año, así que el monto de este año debería bajar.
Sin embargo, hubo un incremento en el costo del seguro obligatorio, que no llega a las arcas del Gobierno.
En el caso del agua, hubo un incremento significativo en la tarifa fija residencial, cobrada a los aproximadamente 500 mil hogares servidos por el AyA, se trata de un alza equivalente a unos $6, o sea $72 más al año.
Esto implica ingresos adicionales anuales al ente, de unos $36 millones.
Aun si todo este monto fuera entregado al Gobierno, no haría mucho para aminorar un déficit anual de alrededor de $2 mil millones.
En lo que a la fuerza eléctrica se refiere, las alzas anunciadas la semana tras anterior por Aresep no exceden la inflación, por lo que no son factores, claro está que la factura eléctrica es alta, algo que debe bajar por presión de los sectores productivos para mejorar la competitividad.

Fabio Parreaguirre
[email protected]






© 2020 Republica Media Group todos los derechos reservados.