Enviar
Tributos representan casi la mitad del valor final de los derivados del petróleo
Impuestos en combustibles ahogan a consumidores
•Para Recope los costos de compra cayeron un 60% el año pasado, para el consumidor disminuciones no superaron el 16%

Natasha Cambronero
[email protected]

Pese a la caída en el valor del barril de petróleo durante el segundo semestre de 2008, sus derivados en el país no han bajado en la misma proporción, en gran medida debido a la elevada tasa tributaria que poseen.
Los impuestos en los combustibles representaron el año anterior casi la mitad del valor final del producto.
En el caso de la gasolina súper, el peso de los impuestos en el costo final fue de un 46,1%, mientras que en la regular (plus 91) fue del 45,9%.
En el diésel, por su parte, cada consumidor debió pagar un 27,8% de su factura en impuestos.
La alta carga tributaria que tienen estos productos se debe a que la Ley de Eficiencia y Simplificación Tributaria establece un monto absoluto a pagar por cada litro, más un porcentaje variable de acuerdo con la inflación. Este dato se actualiza cada tres meses.
Para Hacienda, la aplicación de estos impuestos es favorable cuando el precio del crudo es alto, aunque su incidencia no es la misma cuando baja; no obstante, defienden que es la mejor manera para darle supuestamente una estabilidad al mismo.
Pese a ello, el factor impuesto ha ocasionado que los derivados del petróleo en el país no bajen en igual proporción que a nivel mundial, lo cual se refleja haciendo una comparación de la evolución de los costos durante el año, aspecto que analizó y criticó la Contraloría en su último informe de labores
En el primer mes del año pasado Recope pagó $97,8 por barril de gasolina y en diciembre terminó pagando un 60,8% menos; sin embargo, durante ese mismo periodo la disminución en el precio del carburante conocido como súper para los consumidores fue de solo un 15%.
Similar situación ocurrió con la plus 91, pues el costo que desembolsa Recope por este cayó también un 60,8% y a nivel local la disminución fue de solo un 16,2%.
En el caso del diésel, de enero a diciembre del año pasado su costo tuvo un alza del 0,19%, pese a que en los mercados internacionales cayó un 44,2%.
Esta situación ha provocado un disgusto entre los consumidores, pues la carga tributaria incide directamente en el costo de electricidad y los gastos de los sectores productivos.
“Desde hace tiempo venimos preocupados por este tema, el impuesto a los combustibles incide directamente en los consumidores, nosotros queremos que se elimine para la tarifa de la electricidad, buses y taxis, por lo que promovimos un proyecto de ley en este sentido, pero se archivó hace tres años”, dijo Erick Ulate, presidente de Consumidores de Costa Rica.
Los tributos en los derivados del petróleo además han generado que a nivel centroamericano Costa Rica sea el país que tiene el precio más alto de la gasolina súper, regular y el diésel.
En Guatemala, en abril pasado el galón de gasolina súper o extra costaba $2,61 y a nivel local valía $3,10, según datos de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca).
Igual sucede con el precio de la regular y el diésel, pues ambos insumos son más bajos en naciones como Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua.
En el caso de la gasolina plus 91 su valor en El Salvador es de $2,48 por galón y en el país es de $3,01.
Se intentó conocer la posición de Recope sobre este tema; sin embargo, al cierre de esta edición no respondió las consultas, aduciendo que es un tema estrictamente de Hacienda.



Ver comentarios