Impuesto de tarjetas afectaría empresas
Enviar

ANÁLISIS
Sería posible mejorar gestión tributaria, al solo aprovechar datos de las tarjetas de crédito

Impuesto de tarjetas afectaría empresas

Propuesta de Hacienda dañaría negocios vulnerables



RESUMEN EJECUTIVO
Al solo aprovechar de forma ágil los datos de las empresas de tarjetas de crédito, el Ministerio de Hacienda mejoraría la recaudación, sin dañar la economía.
De lo contrario, muchas empresas vulnerables quedarían afectadas por la propuesta de Hacienda de cobrar un impuesto anticipado, con base en las transacciones realizadas mediante una tarjeta de crédito.


Es loable el motivo de Hacienda de obligar a las empresas rentables a contribuir; sin embargo, debe realizarse de forma constructiva.

201409152356050.n222.jpg
Aprovechar de forma ágil los datos de las empresas de tarjetas de crédito, permitiría al Ministerio de Hacienda mejorar la recaudación, sin dañar la economía.
Al obtener los datos de las transacciones de tarjetas de las empresas, Hacienda sabría cuáles están económicamente activas, pero que no presentan las declaraciones impositivas debidas.
Bajo este esquema, Hacienda podría hacerle a cualquier empresa incumplida la advertencia de una auditoría y hasta una clausura, de no ponerse al día.
Mientras tanto, la propuesta actual de Hacienda dañaría a cualquier empresa, que factura mediante tarjeta de crédito, y que durante un lapso cuenta con márgenes de utilidad bajos.
Una empresa pagaría un impuesto del 2% del valor de una transacción efectuada por tarjeta de crédito, aunque el negocio no genere ninguna utilidad.
La emisora de la tarjeta remitiría cada uno de esos montos del 2% a Hacienda, que los reembolsaría a las empresas a finales del año, si sean mayores a lo que se debe bajo el concepto de renta, ya tomando en cuenta su resultado anual.
Sin embargo, el reembolso en el futuro no le ayudaría a una empresa que necesitaba ese 2% en los meses anteriores para contar con el flujo de caja, que le permite hacer las inversiones necesarias, y en algunos casos hasta para enfrentar los gastos corrientes.
La retención no se aplicaría a taxistas, gasolineras o pulperías, ni a los comercios inscritos en el régimen simplificado.
“Estamos valorando los casos en que los márgenes de utilidad son menores al 5% de los ingresos, pues la retención podía comerse gran parte de la utilidad”, reconoce Fernando Rodríguez, viceministro de Ingresos.
Por otro lado, muchas empresas vulnerables quedarían afectadas por la medida, por perder parte del flujo de caja.
Por su parte, las empresas con márgenes mayores tendrían un campo reducido de acción para hacer las inversiones productivas.
Por cierto, es loable de parte de Hacienda buscar una solución al problema de la evasión tributaria, que les cuesta miles de millones de dólares al año a los ciudadanos honestos, aprovechando los datos de las emisores.
Sin embargo, se podría llegar a esta meta, sin dañar a las empresas vulnerables.
Las nuevas reglas entrarían en vigor en noviembre tras una resolución de Hacienda, así que no habría necesidad de ninguna aprobación legislativa.

201409152356050.n22.jpg

Redacción


Ver comentarios