Logo La República

Viernes, 23 de agosto de 2019



NACIONALES


Impuesto de $300 a sociedades anónimas con camino

Redacción La República [email protected] | Jueves 02 septiembre, 2010



Dinero recaudado se emplearía para reforzar la seguridad ciudadana
Impuesto de $300 a sociedades anónimas con camino
Oposición exige cambios a iniciativa como gravamen progresivo y cobro de tributo solo a empresas, para respaldar iniciativa

Si la presidenta de la República, Laura Chinchilla, desea salvar de una muerte y entierro seguros el proyecto que grava con $300 todas las sociedades anónimas, y de esta forma financiar sus propuestas de seguridad, debe permitir que se le practique una cirugía mayor a la iniciativa en la mesa de operaciones del Congreso, aunque corra el riesgo de que surja al final un Frankenstein.
Y es que las principales fuerzas de oposición en la Asamblea Legislativa consideran que tal como está, es mejor que la mandataria contrate los servicios funerarios de antemano, porque no permitirán que así se apruebe el proyecto.
Tanto el Partido Acción Ciudadana (PAC) como el Movimiento Libertario consideran injusto que se cobre el mismo tributo de $300 a una pequeña empresa, que a una mediana o gran corporación, razón por la cual exigen que cuanto más grande sea la compañía, más debe aportar al Estado.
Asimismo, los diputados de oposición manifiestan que el tributo debe circunscribirse solo a las sociedades anónimas con fines comerciales y dejar exentas las figuras jurídicas de orden familiar.
“Estamos totalmente de acuerdo en que es necesario darle más recursos al Estado para que pueda luchar contra la inseguridad. Sin embargo, el proyecto que ha presentado la Presidenta no satisface nuestras expectativas, ya que no se sabe a ciencia cierta si se recaudarán $100 millones o $120 millones. Por otra parte, no estamos de acuerdo en que se trate con la misma rigidez a un pulpero que registró su empresita, que a un comerciante mayorista. A decir verdad, parece un parche más”, dijo Gustavo Arias, diputado del PAC.
En estos momentos hay más de 539 mil sociedades inscritas, según datos del Registro Público, pero no se sabe a ciencia cierta cuántas están activas.
El proyecto que grava a las sociedades anónimas es de vital importancia para el Gobierno, ya que la misma Chinchilla indicó en una entrevista con LA REPUBLICA al cumplir tres meses de gestión, que no había plan “B” para obtener recursos de otra fuente y de esta forma, financiar la lucha contra el hampa y el narcotráfico.
La aprobación del proyecto tiene un camino empedrado, pues además de este gravamen, el Poder Ejecutivo impulsa una iniciativa que establece impuestos a los casinos y, por si fuera poco, una reforma fiscal.
“Es muy frecuente que las familias conformen sociedades anónimas para inscribir a nombre de ellas las casas, los carros u otras posesiones. Si el Gobierno quiere contar con nuestro voto, primero debe establecerse una diferencia entre aquellas sociedades que son de giro comercial y las familiares; además de que el impuesto sea progresivo”, indicó Carlos Góngora, del Movimiento Libertario.
El proyecto se encuentra en la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso y una vez dictaminado, requerirá el apoyo de 38 legisladores para ser aprobado, por lo que el Partido Liberación Nacional deberá negociar con todas las bancadas.
La imposición de nuevos tributos no es visto con buenos ojos por comerciantes, quienes consideran que el Estado debería preocuparse primero por cobrar adecuadamente los ya existentes y dejar que este sector surja.
“Cada vez hay más y más impuestos contra los comerciantes, es una barbaridad. El Estado debería ser más eficiente en la lucha contra la defraudación fiscal. Sin duda alguna, un nuevo impuesto es una traba para el surgimiento y mantenimiento de los negocios”, indicó Wilberth Zamora, gerente del restaurante JR Ribs.

Esteban Arrieta
[email protected]