Impuesto a zonas francas complica a oficialismo
Enviar
Temor por alejamiento de inversión extranjera genera dudas
Impuesto a zonas francas complica a oficialismo
Acuerdo en torno a plan fiscal será respetado, sostiene mandataria


El establecimiento de impuestos a las zonas francas dentro del plan fiscal, es algo que varios diputados del Partido Liberación Nacional (PLN) e incluso algunos miembros del gabinete, ven con recelo.
Para ellos, un gravamen a las empresas que disfrutan actualmente la exoneración de impuestos, no solo afectaría el clima de negocios del país, sino que también provocaría una eventual salida de compañías, dejando a miles de personas sin empleo
Ante este panorama, los verdiblancos intensificarán el diálogo y la presentación de argumentos, para tratar de convencer a su socio, el Partido Acción Ciudadana (PAC), de eliminar ese impuesto del paquete tributario.
“Yo abogo por que se abra un espacio de diálogo para que revisemos lo que se acordó y podamos ver con argumentos qué es lo más correcto y de esta forma, tomar una decisión más inteligente y no generar un daño que no queremos. Me parece que es una propuesta congruente con una Asamblea”, expresa Francisco Chacón, uno de los legisladores verdiblancos preocupados por el tema.

Otros legisladores verdiblancos que pretenden eliminar el gravamen a las zonas francas son Víctor Hugo Víquez, Fabio Molina, Sianny Villalobos y Alfonso Pérez, entre otros.
Las dudas sobre este tema llegan a tal punto, que en corrillos legislativos hay versiones de que si el impuesto para las zonas francas se mantiene, habrá diputados del PLN que no votarán el proyecto.
Asimismo, en días pasados, Anabel González, ministra de Comercio Exterior, y Marco Vinicio Ruiz, embajador de Costa Rica ante la República Popular China, externaron sus dudas sobre el costo y el beneficio de ese gravamen.
El paquete tributario es el proyecto estrella del gobierno y con él, se pretende enfrentar el elevado déficit fiscal y generar recursos por al menos ¢400 mil millones.
A mediados de setiembre y tras un casi nueve meses de intentos fallidos en el Congreso, el Gobierno aceptó incorporar a dicha iniciativa varias propuestas del partido rojiamarillo al plan fiscal, con el objetivo de dar viabilidad política al paquete tributario.
Entre los puntos acordados destaca un 15% de gravámenes sobre los dividendos que reparten las empresas que están en zonas francas.
Además, se pretende que las municipalidades tomen la decisión en cada caso, de cobrar o no el impuesto de bienes inmuebles a las empresas que están bajo dicho régimen.
En el país, hay 256 compañías registradas bajo este modelo y en total crearon alrededor de 58 mil empleos en 2010, sin contar los que generan de forma indirecta.
“Yo soy diputado por Heredia y la verdad, me preocupa lo que podría pasar con los 16 mil empleos que generan esas empresas si se van del país”, indica Víquez.
Sin embargo, parece que el ruego de los verdiblancos al PAC no tendrá efecto.
El lunes pasado, la fracción envió una carta a Laura Chinchilla, presidenta de la República, recordándole que tanto el Poder Ejecutivo como la bancada, deben respetar el acuerdo en torno al plan fiscal, y al mismo tiempo, abstenerse de hacer declaraciones que pongan en peligro el paquete tributario, como lo han venido haciendo recientemente.
Asimismo, el miércoles anterior, Ottón Solís, líder y fundador de la divisa rojiamarilla, se reunió con empresarios ligados a las zonas francas y les indicó que el PAC no está dispuesto a exonerar a las empresas que están bajo ese régimen.
“No hemos creado falsas esperanzas, con los argumentos que hemos escuchado, no hay forma de persuadirnos, sobre todo si se considera la gravedad de la situación fiscal”, expresó Solís.
El plan fiscal se encuentra en estos momentos en una comisión especial del Congreso, la cual debe recomendar al Plenario su aprobación o no en un mes.
El objetivo del Gobierno es avalar en primer debate el proyecto antes de finalizar el año, para ello, se aprobó la utilización de una vía rápida para la discusión de la iniciativa, la cual, ya fue impugnada ante la Sala Constitucional por el Movimiento Libertario y la Unidad Social Cristiana.
Sobre las dudas que han planteado integrantes del Ejecutivo y de la fracción oficialista, Chinchilla ha manifestado que al final, todos apoyarán el acuerdo con el PAC, porque sería más nocivo, “no hacer nada”.
“Yo garantizo que tanto el equipo de gobierno, como la fracción oficialista, van a seguir apoyando las gestiones de mi administración, en aras de sacar una propuesta fiscal que venga a darle garantías económicas y sociales en el mediano plazo al país.
“Tanto los diputados, como los integrantes del gabinete, saben que se trata de un asunto de responsabilidad, todos ellos entienden que el escenario más gravoso, es no tomar decisiones”, indica la Presidenta.

Esteban Arrieta
[email protected]

Ver comentarios